El campo lidera una protesta multisectorial de descontento contra el Gobierno


Una protesta de productores agropecuarios que se realizará este viernes, con eje en San Nicolás, en el norte bonaerense, busca “plantar bandera” frente a diversas medidas del Gobierno nacional. Los reclamos conforman un amplio listado que van desde el cepo a las exportaciones de carne al manejo de la pandemia y la gestión de vacunas. E incluyen las restricciones laborales en comercios e industrias; particularmente las pymes.

La consigna central es “Ciudadanos movilizados en defensa de la producción, el trabajo y la educación” y la manifestación se ha articulado desde la agroindustria con representantes de otras actividades como el turismo, la educación, la gastronomía y la salud.

Lo de plantar bandera tiene que ver con que el único símbolo que utilizarán será la insignia celeste y blanca, y prescindirán de identificaciones particulares o partidarias.

También con haber elegido una fecha patria relacionada con la libertad, que los convocantes consideran que está en juego por las decisiones que impone el Gobierno, desde la Hidrovía y los biocombustibles hasta la concesión de los trenes o la reciente limitación para elegir obras sociales.

En ese sentido, cuestionan el creciente intervencionismo del Estado, que consideran “compromete las actividades económicas privadas y el futuro del país”. Por eso, afirman que “no solo será una movilización del campo sino de un colectivo de ciudadanos que busca reglas claras y transparencia”.

Los primeros manifestantes que llegaron al km 228 de la autopista Rosario-Buenos Aires armaron un fogón de vigilia este jueves a la tarde.

La manifestación se proyecta como la más numerosa y multisectorial organizada desde el campo desde 2008, cuando transcurrieron 4 meses de protestas contra la Resolución 125 de retenciones móviles. Era el comienzo del primer gobierno de Cristina Kirchner y marcó la relación del entonces y actual oficialismo con el campo. También se considera que fue el principio de la grieta ideológica en la sociedad argentina.

La convocatoria se empezó a organizar casi como un plan entre amigos y fue tomando forma a ritmo vertiginoso. La idea de hacer una manifestación masiva, en principio en la ciudad de Buenos Aires, estaba dando vueltas en la cabeza de algunos desde meses atrás, pero los protocolos sanitarios y la persistencia de la pandemia desestimaron los avances.

Fue así hasta que surgió un nuevo envión, el 15 de junio. Ese día el presidente Alberto Fernández tenía previsto ir a Pergamino a inaugurar un tramo de autopista. Los productores autoconvocados de la zona –con eje en el corredor de la ruta 188, entre esa ciudad con San Nicolás- vieron la ocasión para protestar. “Si ellos no podían ir a la montaña, aprovechemos que Mahoma viene para acá”, metaforizaron.

Pero finalmente el Presidente no asistió a esa inauguración. Y los ruralistas, que se habían reunido masivamente en los alrededores del acto, sintieron, con derecho, que se habían plantado frente al poder político con fuerza. Desde entonces, se fueron dando ánimo en conjunto para organizar “algo más grande”.

No fue un recorrido lineal. Hubo roces y celos organizativos, con algunos vetos a los políticos. Pero desde hace una semana todo se fue alineando y se logró la adhesión de la Mesa de Enlace, cuyos dirigentes máximos tendrán un rol central en los discursos, en una elocuente asociación con el rol que las 4 entidades gremiales tuvieron hace 13 años.

Se espera la presencia de gente proveniente de 130 localidades, de casi todas las provincias del país, con una impronta federal que tendrá réplicas en Tucumán, Avellaneda (Santa Fe), Bahía Blanca, en otras localidades del interior y, a las 16hs., en el Obelisco capitalino.

Una de las presencias más esperadas en San Nicolás será la de 25 Gauchos de Güemes que, ofendidos porque no se les permitió desfilar en el bicentenario de la muerte de su referente, consiguieron apoyo de la comunidad salteña, que les donó un cordero, un lechón, cientos de litros de gasoil, fardos para los caballos, comida para los integrantes de la comitiva y hasta dinero para solventar el viaje de más de 1.000 kilómetros.

El punto de encuentro será una de las banquinas de la Autopista Rosario-Buenos Aires, en el kilómetro 228 (sentido hacia Capital Federal), a partir de las 10 hs. La asamblea será bendecida y se entonará el Himno Nacional. También habrá un minuto de silencio por las victimas del Covid-19 y se leerá una proclama. Entre las 11:30 y las 13 están previstos los discursos –habría entre 10 y 12 oradores- de representantes de distintos sectores.



Fuente