El Beto Márcico apuntó y disparó con munición gruesa contra los delanteros de Boca


En Boca Juniors la paz parece no existir. El campeón del fútbol argentino, que viene de ganarle a Newell’s en la última fecha, intenta encontrar armonía fuera de la cancha, pero eso parece un trabajo imposible. En el mundo Xeneize, los conflictos internos y las declaraciones de los protagonistas siempre generan nuevos conflictos. En éste caso, otro ídolo de la historia de Boca salió a castigar a los jugadores. Y no se guardó nada…

Se trata de Alberto Márcico, que en las últimas horas, no contento con el rendimiento de algunos jugadores en particular, apuntó y disparó munición gruesa contra Mauro Zárate, Sebastián Villa y Eduardo Salvio

El ex enganche, iniciado en el Ferro de Carlos Timoteo Griguol, inició su descargo: “Están muy bajos los tres. Creo que en su peor momento desde que están en el club“, dijo.

El Beto Márcico con una foto de Juan Román Riquelme, luego de obtener el Torneo Apertura 2011. Foto: Archivo Clarín.

En la entrevista con Boca de Selección por Radio Colonia, El Beto se tomó su tiempo para hablar sobre Mauro Zárate, que llegó al club a mediados del 2018 en medio de un conflicto con Vélez Sarsfield y nunca se asentó: “Zárate es un jugador desconocido en Boca. En sentido de que tuvo varias oportunidades. Es un jugador que con que le des uno o dos partidos debería ser suficiente, te tiene que convencer. No necesitás 100 partidos”, aseveró.

También apuntó contra uno de los colombianos, que fue pieza fundamental para conseguir el primer torneo de Miguel Ángel Russo en este segundo ciclo en Boca, pero luego fue decayendo: “A Sebastián Villa lo veo muy individual, le dan la pelota y quiere gambetear a cuatro o cinco”, aseguró.

Además, el correntino se refirió a los problemas judiciales que tuvo durante el año pasado, cuando fue denunciado por violencia de género por su ex pareja, y apartado del primer equipo por decisión del Consejo de Fútbol: “Lo que le pasó pudo haberle afectado en su momento, pero después tuvo partidos muy buenos”.

Alberto Márcico jugó en Boca entre 1992 y 1995. Foto: Archivo Clarín.

Alberto Márcico jugó en Boca entre 1992 y 1995. Foto: Archivo Clarín.

El ex 10 de Boca no se guardó nada y este raid de declaraciones también tocó a uno de los jugadores que más rindió en la etapa de Miguelito: “Salvio también se había separado, eso puede repercutir en el jugador”, afirmó Márcico. Y siguió: “Pero el futbolista está acostumbrado a dejar de lado los problemas personales, más allá de que te afecta. El jugador cuando entra a la cancha no se olvida de eso, pero tampoco se olvida de parar la pelota, de gambetear a un tipo o hacer un gol“.

Esta claro, en el último tiempo el Xeneize ​no se caracterizó por demostrar tranquilidad puertas afuera, más bien todo lo contrario. Las internas entre el Consejo y los futbolistas, los malos rendimientos individuales y la última imagen de la derrota ante el Santos por Copa Libertadores, siguen vigente en la memoria del hincha. Pero también de los ídolos históricos, que no dudarán en levantar la voz si algo no les gusta…  

JCH.



Fuente