De regreso a la tierra de Jane Austen: se estrena la miniserie Sanditon


Cada nota, reseña y comentario sobre el éxito de Bridgerton de Netflix publicada desde su estreno el 25 de diciembre pasado hacía referencia a la inspiración que las novelas de Jane Austen le habían prestado a la romántica historia escrita por Julia Quinn y adaptada como serie por la productora de Shonda Rhimes. Todos los textos, además, aclaraban con precisión que los elementos de erotismo y sensualidad del romance entre el duque de Hastings (Regé-Jean Page) y Daphne Bridgerton (Phoebe Dynevor) eran un agregado narrativo que separaba a esa historia de las seis novelas escritas por la venerada Austen y sus muchas adaptaciones televisivas y cinematográficas. Sin embargo, el estreno de Sanditon, que se verá desde el jueves por Film & Arts a las 22, desmiente esas presunciones.

Sanditon: romance, modales y conflictos morales, Simon Ridgway – Film&Arts

Es que la miniserie de ocho episodios (acaba de ser renovada por dos temporadas más) combina los temas preferidos de la autora -los vínculos entre la nobleza rural con sus vecinos menos afortunados, el mercado del matrimonio y la existencia opresiva de las jóvenes mujeres durante la época de la Regencia- con ideas más modernas como el racismo, la denuncia del colonialismo británico y el cambio de paradigma social y económico que supuso la irrupción de la industrialización en la economía inglesa. Además de muchos pasajes en los que el deseo, la seducción y el sexo forman parte explícita de la trama. Más Bridgerton que Emma, el origen de la nueva miniserie explica esos cambios que para los puristas de Austen pueden resultar desconcertantes.

Es que Sanditon está basada en los once capítulos de la novela que la autora comenzó a escribir pocos meses antes de su muerte y que nunca llegó a terminar. Un manuscrito que muchos escritores intentaron completar sin éxito, hasta que el veterano guionista Andrew Davies se decidió a hacerlo para la TV. Posiblemente él fuera el más calificado para hacerlo, ya que fue quien adaptó la legendaria miniserie de Orgullo y prejuicio en la que Colin Firth era el señor Darcy saliendo del lago con la camisa pegada al cuerpo; quien se ocupó de trasladar la historia de Northhanger Abbey a la TV, de realizar en 2008 la miniserie de Sensatez y sentimientos -disponible para alquilar o comprar en Apple TV- protagonizada por unos jóvenes Dan Stevens (Downton Abbey) y Dominic Cooper (Mamma Mia!) y hasta fue el encargado de adaptar la novela El diario de Bridget Jones (a su vez libremente inspirada en Orgullo y prejuicio) para el cine.

Clásicas adaptaciones de Austen: Orgullo y prejuicio con Keira Knightley y Matthew Macfadyen
Clásicas adaptaciones de Austen: Orgullo y prejuicio con Keira Knightley y Matthew Macfadyen

La experiencia de Davies en el universo Austen lo preparó para imaginar por dónde podría haber continuado el relato de Sanditon, que trasladaba la comedia de modales del habitual escenario rural a un incipiente poblado costero -el Sanditon del título-, y giraba en torno a la preocupación de los terratenientes por la creciente clase empresarial representada por la familia Parker. Especialmente por el entusiasta Tom (Kris Marshall) que en su afán por convertir el deslucido poblado en rival de Bath a la hora de ser identificado como el balneario de los ricos y poderosos, se mete en más de un problema, empezando por el accidente de carruaje que pone en marcha la trama.

En esa poco feliz circunstancia, los Parker conocen a la joven Charlotte Heywood (Rose Williams), la hija mayor de una familia acomodada de campo cuya forma de vida nunca los “aleja más de cinco millas del hogar”, una existencia tranquila que la impetuosa Charlotte busca ampliar y lo consigue cuando recibe la invitación de los Parker para pasar una temporada en Sanditon.

Allí, la joven curiosa, vivaz y llena de opiniones, prima narrativa de la Elizabeth Bennet de Orgullo y prejuicio, se encontrará con un mundo social que gira en torno a la acaudalada Lady Denham (Anne Reid), una gran dama de humor esquivo siempre acostumbrada a salirse con la suya aunque esté rodeada de familia y amigos propensos a la manipulación y a intentar solucionar sus problemas económicos a costa de ella.

Y si el espectador siente que a este cuento ya lo conoce, especialmente cuando entra en escena el apuesto, brusco y algo misterioso Sidney Parker (Theo James) quien inmediatamente establece una relación de tensión y malos entendidos con Charlotte, es porque muchos de los elementos de Sanditon recuerdan a las más conocidas –y completas- obras de Austen.

Ahí está la mencionada Orgullo y prejuicio, con sus inolvidables Elizabeth y Fitzwilliam Darcy, ya sea en la versión cinematográfica de 2005 dirigida por Joe Wright y protagonizada por Keira Knightley y Matthew McFayden (disponible en Netflix, HBO Go y Movistar Play) o la de 1940 con Laurence Olivier en el papel del arisco señor de Pemberley (disponible en Google Play y Apple TV para alquiler y compra).

 Chloë Sevigny y Kate Beckinsale en Amor y amistad
Chloë Sevigny y Kate Beckinsale en Amor y amistad

Si las licencias poéticas que se toma Davies en la nueva miniserie, más cercanas al tono trágico que a la comedia, desconciertan a algunos espectadores más acostumbrados al inteligente humor de Austen, vale la pena recordar la adaptación que hizo Emma Thompson de Sensatez y sentimientos, un trabajo que le ganó un merecido Oscar como guionista, además del reconocimiento general por su interpretación de la sensata señorita Dashwood, el opuesto de su hermana Marianne, que en la película dirigida por Ang Lee en 1995 (disponible en HBO GO) encarnó Kate Winslet.

Y si de personajes entre cómicos y absurdos, maliciosos y al mismo tiempo encantadores se trata nada mejor que la representación que hizo de Whit Stillman de la novela corta Lady Susan, adaptada como Amor y amistad (disponible en Google Play, Claro y Apple TV para alquilar). Al igual que en Sanditon, allí los enredos amorosos y las ambiciones sociales se entremezclan con los subterfugios de un personaje fascinante, la Lady Susan del título original, interpretado por Kate Beckinsale.

Anya Taylor-Joy en Emma
Anya Taylor-Joy en Emma

Más allá del estreno de la nueva miniserie y el intento de sumarse al impecable canon de Austen y sus adaptaciones, lo cierto es que las historias de la escritora fallecida en 1817 siempre están retornando al centro de la escena porque nunca la dejan del todo. A la nueva versión de Emma que protagonizó Anya Taylor-Joy en 2020 (disponible en HBO Go y DirecTV Go), en los próximos meses se sumarán dos adaptaciones de Persuasión (en AppleTV está disponible para comprar o alquilar la adaptación que estrenó la BBC en 1995), novela publicada póstumamente.

La historia de la desencanto y el reencuentro entre Anne Elliot y el capitán Frederick Wentworth servirá como base para un film de Netflix ambientado en la actualidad que tendrá a Dakota Johnson en el papel de Anne y también para otro en el que Sarah Snook (Succesion) la interpretará en otro relato que respetará su ambientación decimonónica. Y así, aunque el tiempo pase las heroínas de Austen, como las buenas historias, nunca dejarán de estar de moda.



Fuente