Cuatro estrellitas para “Mujer Maravilla 2”: superpoderes que no esclavizan



Después de ver Mujer Maravilla 2 (Wonder Woman 1984, su título original), las personas que nunca conectaron con las películas de superhéroes quizás entiendan por qué.  

Una de las razones puede estar en que faltaban heroínas, faltaban superheroínas, mujeres fuertes y superpoderosas que hicieran lo mismo que los varones. 

Y también faltaban películas dirigidas por mujeres que nos pusieran en igualdad de términos y en las que los cuerpos de las protagonistas, por imponentes que sean (como es el caso de la despampanante actriz Gal Gadot), no estén sexualizados.  

Después de ver este filme quizás también entiendan lo que sienten los niños cuando ven a estos supervarones. 

Las mujeres que fuimos niñas en las décadas de 1980 y 1990 no tuvimos protagonistas mujeres que fueran modelos a seguir. 

Mientras los varones veían a sus superhéroes hacer cualquier cantidad de hazañas increíbles, nosotras teníamos a supermodelos. Mientras los varones veían a estos protagonistas correr, volar, saltar, atacar, rescatar, nosotras veíamos a modelos con cuerpos imposibles caminar por pasarelas infinitas cuyo mayor logro era ser delgadas y no caerse de bruces. 

Existe Capitana Marvel y otros personajes, pero son necesarias, además, otras maneras de filmarlas y Patty Jenkins, directora de ésta y la anterior Mujer Maravilla estrenada en 2017, hace un gran trabajo en este sentido. 

Entre otras cosas, el cuerpazo de Gal Gadot no es el protagonista de esta película y esto de por sí es un alivio. Y hay una refrescante liviandad con la que se muestran los superpoderes de esta mujer. No hay un deber ontológico al cual rendir honor ni mandatos ancianos que la esclavicen a estos poderes.

La némesis de Mujer Maravilla es también una mujer. Una Kristen Wiig (actriz que hemos visto en excelentes comedias) que expresa su deseo: deseo de ser depredadora, ser la más mala. Una mala como ninguna otra. 

Y el villano Max Lord es el actor chileno Pedro Pascal conocido por su rol en The Mandalorian. Aquí es un empresario petrolero que está en la quiebra, un malo muy cercano al mundo real y cuya ambición amenaza con destruir el mundo. Es tan deslumbrante su actuación que queda codo a codo en el protagonismo del filme.

La película dura dos horas y media y tiene mucho sentido que sea así porque se necesita tiempo para construir algunas escenas y entender ciertos momentos de estos personajes.

Hay un plano secuencia conmovedor musicalizado por el gran Hans Zimmer en el que la Mujer Maravilla toma una dolorosa decisión y la vemos transformar ese dolor en fuerza y, segundos más tarde, aprender a volar. Como cuando soñamos que volamos alto y que somos libres de la gravedad, aunque sea un rato.

Mujer Maravilla 2
Dirección: Patty Jenkins. Guion: Patty Jenkins, Geoff Johns y David Callaham. Protagonistas: Gal Gadot, Pedro Pascal, Kristen Wiig, Chris Pine. Fotografía: Matthew Jensen. Duración: 151 minutos. Complejidad: nula. Sexo: nulo. Violencia: moderada. Para mayores de 13 años. En salas de cine de Córdoba. 

Más información



Fuente