cuánto se gana la industria del software


Empresas como Meta, Amazon y Twitter echaron gente. En el país, quedan 15 mil puestos sin cubrir. Los números.

De acuerdo al último relevamiento que realizó la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), el salario medio de la industria del software aumentó un 66% y se ubica en 256 mil pesos, por encima de la inflación interanual (64%). Según el puesto, los sueldos más altos pueden llegar a pasar los 600 mil pesos.

Se trata de una cifra esperanzadora en medio de un año repleto de despidos en empresas como Meta, Amazon y Twitter. El estudio se realiza a través del Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (OPSSI), que contempla los salarios entre julio de 2021 y julio de 2022. El estudio se hace con la información salarial de 250 empresas del sector informático.

Según el reporte, mientras que en 2019 la rotación rondaba el 30%, en 2020, a inicios de la pandemia, cayó al 25%, pero a partir de 2021 la dinámica del empleo se aceleró y la alcanzó un 40%, con una proyección del 42% para 2022.

“Los asalariados del sector del software están, en promedio, entre el 4% y el 5% de quienes más ganan entre todos los asalariados de la actividad privada”, explicó a Clarín Gustavo Guaragna, responsable de OPSSI.

“Además de tener algunos de los mejores sueldos del país, es de todas las actividades que emplean a más de 50 mil personas, la que más trabajo generó entre 2019 y 2021, con 15.500 nuevos puestos, cifra que prácticamente duplica a la de la industria automotriz, por ejemplo”, agregó, sobre una industria que emplea más de 140 mil personas.

Guaragna explicó cómo está conformada la industria del software en Argentina, que anualmente genera exporta de 7.200 millones de dólares.

“Somos una industria joven. Empezamos hace relativamente pocos años y nos encontramos frente a un enorme desafío, históricamente suelen quedar entre 10.000 y 15.000 puestos laborales sin cubrir. Es por eso que impulsamos iniciativas para potenciar oportunidades que les permitan tener un desarrollo profesional y personal de primer nivel a todos los habitantes del país”, cuenta.

“La demanda tecnológica seguirá siendo muy fuerte en el futuro y, por lo tanto, también lo será la demanda de conocimiento. En este escenario, el desafío del Gobierno, las empresas y los sistemas educativos es coordinarse y trabajar en conjunto para formar profesionales que puedan aprender durante toda su vida”, adelanta.

La formalidad del empleo en software


Un centro de distribución de Mercado Libre en Brasil: la empresa pisa fuerte en América Latina. Foto EFE

A pesar de que se repite mucho que la industria tiene salarios altos y se paga “en dólares”, hay ciertas particularidades que explotaron este último tiempo. Y que hacen que haya que ser cautos a la hora de pensar en cómo cobrar.

“La economía de plataformas (los Uber del trabajo remoto) hacen que sea relativamente sencillo para los individuos acceder a trabajo y divisas del exterior, en monedas duras o cripto, a valores internacionales y esquivando todo tipo de costos impositivos. Si bien no es algo muy sostenible para quienes recién comienzan a trabajar en el sector, sí ha sido una alternativa que adoptaron los perfiles más autónomos e independientes, generalmente Seniors con buena experiencia y conocimientos específicos”, analiza.

“Esto ha introducido una presión hacia arriba en las expectativas de quienes optan por el empleo formal. Finalmente algunos reclutadores poco éticos, empleando mecanismos de marketing digital han inundado las redes sociales y medios con anuncios, contenidos y propuestas laborales con salarios infladísimos, que luego en muchos casos resultan falsos cuando el candidato llega a la letra pequeña (usualmente después de varias entrevistas)”, agrega.

Sobre todo porque todo esto puede derivar en frustraciones: “El discurso de ‘Accedé sin conocimiento, experiencia, ni responsabilidad a un sueldo de Gerente’ va a traer una generación de chicos frustrados, por una promesa ilusoria”.

2″Esto solo ha duplicado o triplicado las expectativas de quienes recién comienzan en este mercado laboral, porque les están contando un cuento que todos queremos escuchar, pero muy difícil de sostener. Es obvio que existen excepciones, pero es irreal esperar que el 80% gane lo mismo que el 5% más capacitado, experimentado y talentoso”, desarrolla.

Estabilidad laboral

Meta, ex Facebook, echó este año a 11 mil empleados. Foto EFE
Meta, ex Facebook, echó este año a 11 mil empleados. Foto EFE

Durante este año hubo un aluvión de despidos en empresas grandes tech como Meta y Amazon. Esto puso en alerta al sector, aunque tiene un contexto: “La ola de despidos masivos se trata de un fenómeno que se está dando mayormente en empresas de base tecnológica que cotizan en bolsa y cuyas valuaciones parecen estar sobrevaloradas”, explicó.

“Por otro lado, las que están sufriendo mucho son las startups que difícilmente consiguen rentabilidades positivas en el contexto actual y se les está acabando el flujo de dinero barato de los capitales de riesgo, producto de cambios de expectativas y tasas más altas que encarecen el costo del dinero”, agregó. Hay otro tipo de empresas que, según el experto, sí tienen una necesidad constante de mano de obra.

“Las empresas que están vinculadas a la economía real y son rentables van a seguir demandando talento tecnológico, por lo tanto, seguirá habiendo una demanda insatisfecha enorme en términos de empleo. El contexto podría resultar ventajoso para realizar cambios de proveedores tradicionales y deslocalizar servicios, pero todavía es temprano para sacar conclusiones. El desempleo sigue muy bajo en USA (entre 2 y 3 puntos menos que el 2021) y la demanda de talento en tecnología mantiene su poder ser cubierta”, agrega.

Todo esto tiene un peso específico en nuestro país. “Lo anterior podría generar una ventana de oportunidad para un país como Argentina, considerando que muchas empresas implementan estrategias de transnacionalización para mejorar su eficiencia operacional y estamos cada vez más instalados como una opción de calidad en el mundo”, cierra.

El informe contó con 27.216 colaboradores distribuidos en todo el país.

Mirá también



Fuente