Covid: los datos que confirman que las vacunas funcionan


Las vacunas funcionan y las vacunas salvan vidas no son solo hashtags que circulan en redes sociales. Tampoco son opiniones. Son afirmaciones respaldadas por la evidencia científica. En el caso específico de la pandemia de coronavirus, hace un año había incipientes indicios de que las vacunas candidatas que comenzaban a probarse en estudios clínicos en diferentes países podían ser efectivas para prevenir Covid-19. Hoy, las campañas de vacunación que avanzan en el mundo ofrecen cada vez más pruebas que lo confirman: las vacunas funcionan.

No está de más recordarlo en días en que muchas personas se alarman al enterarse por conocidos, por los medios de comunicación o por las redes, de contagios, internaciones o muertes en personas con covid que estaban vacunadas. “Tenía las dos dosis y se murió”, “se contagió y estaba vacunado”, se lee, se comenta, se comparte.

Esos casos no deben hacer perder de vista algunas cuestiones: las vacunas contra el coronavirus fueron muy eficaces en estudios clínicos y están demostrando ser muy efectivas en el “mundo real”, es decir, aplicadas en población general, para prevenir covid, pero especialmente las complicaciones graves y la muerte a causa de la infección.

Pero su alta eficacia no es total. No son infalibles: por diversas cuestiones, siempre habrá un porcentaje de personas que, al entrar en contacto con el virus, desarrollará la enfermedad; algunas, incluso, se complicarán y fallecerán, sobre todo en un contexto de alta circulación como el actual. Argentina es hoy el tercer país con mayor cantidad de nuevos casos reportados en el mundo.

En Argentina, la campaña de vacunación se aceleró en las últimas semanas. Foto:José Gutierrez / Los Andes

“Las diferentes vacunas contra la covid que se desarrollaron de un año a esta parte han mostrado ser altamente seguras y muy eficaces, incluso con datos de eficacia muy superiores a los esperados, y muy superiores a los que tienen otras vacunas del calendario nacional de vacunación. Es importante decir que ninguna vacuna previene el 100% de los casos de una enfermedad, o de los casos graves y los fallecimientos”, destacó en diálogo con Clarín la médica infectóloga Florencia Cahn, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE).

“Las vacunas contra covid que usamos en Argentina tienen una eficacia muy alta, que oscila entre casi el 80 y el 95% para prevenir las formas sintomáticas de covid, pero obviamente las personas que están vacunadas pueden tener formas leves o asintomáticas y obviamente transmitir el virus a otros. Los casos graves en personas vacunadas son extremadamente raros, pero obviamente pueden suceder”, añadió Cahn, que integra el comité médico de asesores del Gobierno en el contexto de la pandemia.

Esos casos conforman un número muy reducido en relación a la totalidad de vacunados. Por cada uno que se conoce hay muchos más en los que la vacuna “funciona”.

Beneficio individual y comunitario

Y aquí entra en juego otra de las cuestiones que no se puede soslayar: la vacunación confiere beneficios a nivel individual, pero es, principalmente, una estrategia de salud pública preventiva y altamente efectiva.

En Argentina, según un análisis del Ministerio de Salud sobre casi 8 millones de personas que recibieron la primera dosis, luego de los 21 días de recibirla, se enfermó sólo el 1,60% y murió el 0,04%. Mientras que entre casi 1,5 millón que completó el esquema, a los 21 días de la segunda dosis, solo se enfermó un número similar (el 1,58%) y falleció un 0,003%.

“Las estadísticas demuestran que las chances de fallecer por covid estando vacunados son muy muy bajas. Son casos excepcionales, pero por supuesto que cuando a uno le toca de cerca, las estadísticas no importan y lo que importa es la vida de la gente. No obstante, en líneas generales, y como herramienta de salud pública, las vacunas son seguras y son eficaces para prevenir las formas graves y los fallecimientos por covid”, afirmó Cahn.

La ministra de Salud Carla Vizzotti manifestó el martes que “ya se está viendo un impacto positivo de la vacunación”, que se refleja en el descenso de los fallecimientos en las personas mayores de 60 años. La cobertura de vacunación en ese grupo etario, al menos con una dosis, es del 84%, informó la cartera sanitaria.

“Cuando uno analiza lo que hubiera sucedido en la semana 16 a la 20 y lo que en realidad sucedió, las estimaciones indican que se evitaron 5.500 muertes durante ese lapso en Argentina”, dijo Vizzotti. El número surge de la proyección de fallecimientos que se había realizado tomando como referencia la evolución registrada en las cuatro semanas previas (12 a 16).

La semana pasada, el gobierno bonaerense difundió los resultados de un monitoreo de efectividad de la vacuna Sputnik V sobre 186.581 personas de entre 60 y 79 años que habían recibido la primera dosis. El estudio mostró una efectividad del 78,6% para evitar casos de covid, del 84,7% para evitar las muertes y del 87,6% para reducir hospitalizaciones.

En el mundo se realizan seguimientos con resultados similares. Un trabajo realizado en Escocia analizó el impacto de la aplicación masiva de las primeras dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca y los ingresos hospitalarios por Covid-19. Sobre más de 1,3 millones de personas vacunadas desde fines de diciembre y febrero, entre 28 y 34 días después de recibir la aplicación, la eficacia para prevenir la hospitalización fue del 91% y del 88%, para cada una de las vacunas analizadas.

Esta semana, Uruguay, que cuenta con más del 50% de la población adulta vacunada con al menos una dosis, difundió un estudio de efectividad de las vacunas que allí se utilizan: Coronavac (de Sinovac) y la producida por Pfizer. Los resultados mostraron que, transcurridos 14 días desde la última dosis, ambas fueron efectivas para prevenir internación en terapia intensiva y mortalidad en más de 9 de cada 10 casos.

La vacunación en un centro de Caracas, Venezuela.Foto Xinhua/Marcos Salgado

La vacunación en un centro de Caracas, Venezuela.Foto Xinhua/Marcos Salgado

Pandemia de dos velocidades

A nivel mundial, los casos semanales globales reportados descendieron un 15 %. Es la sexta semana consecutiva en la que se registra una baja en los casos confirmados. Y la quinta con un descenso en el número de muertes (un 8% menos respecto de la anterior).

“Cada vez vemos más una pandemia de dos velocidades: donde muchos países todavía se encuentran en una situación extremadamente peligrosa, mientras que otros con las tasas más altas de vacunación están empezando a hablar sobre el fin de las restricciones”, analizó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Qué falta saber

Todas las vacunas autorizadas contra el coronavirus son seguras y efectivas y son la mejor herramienta para empezar a ponerle fin a la pandemia. No obstante, forman parte de una estrategia de prevención combinada que deberá mantenerse durante un tiempo más: uso correcto del barbijo, ventilación cruzada en ambientes cerrados, preferencia por actividades al aire libre y con distancia física, higiene respiratoria y de manos, entre otras.

¿Qué es lo que falta saber todavía? Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos resumen los principales interrogantes en tres puntos: el nivel de efectividad de las vacunas contra las variantes del virus, ya que los primeros datos muestran que podrían ser menos efectivas frente a algunas; el nivel de efectividad de las vacunas para proteger a las personas con sistemas inmunitarios debilitados, y cuánto dura la protección que confieren.



Fuente