Covid-19: ¿tiene el mismo impacto que un adulto y que un niño prescindan del barbijo?


Los adultos tienen un rol central para prevenir los contagios de coronavirus en encuentros con niños: no es lo mismo que uno u otro prescindan del uso del barbijo. Así lo demuestra un nuevo estudio publicado en Frontiers in Public Health.

Según sus hallazgos, si bien es cierto que los primeros casos identificados (casos índice) en las escuelas eran predominantemente niños, lo cierto es que los brotes eran más graves cuando un adulto era el caso índice.

Por eso, instan a los adultos a que no dejen de usar barbijo, ya que pueden disminuir o incluso prevenir los brotes de Covid-19 tanto en escuelas, preescolares, y espacios en los que se comparta tiempo y espacio entre ambos grupos etarios. A su vez, su uso redujo significativamente los casos secundarios.

La importancia de estos espacios

Como tantas cuestiones que atañen a la pandemia, el papel de los niños y adolescentes en la propagación del virus sigue sin estar del todo claro. Sin embargo, el cierre de escuelas, jardines y toda actividad que implique encuentros de niños se ha convertido en un enfoque común para tratar de prevenir brotes, señala el estudio.

Claro que de un tiempo a esta parte se intentó no desestimar la contracara de todo esto: el cierre de estos espacios tiene efectos adversos sobre el bienestar de niños y adolescentes, ya que puede conducir al aislamiento social, desafiar su aprendizaje y desarrollo y tiene consecuencias económicas para los padres y tutores.

Cuando los chicos son los que contagian al grupo, los efectos suelen ser más leves. Foto Shutterstock.

“Para evitar el cierre de escuelas con altos niveles de incidencia, es importante identificar los factores que contribuyen a la propagación de las infecciones por Covid-19 en escuelas y preescolares”, asegura la autora Anika Kästner, doctora de la Universidad de Medicina de Greifswald, Alemania.

Cómo se arribó a los resultados

El equipo de investigación analizó la dinámica de las infecciones por Covid-19 en escuelas y preescolares relacionadas con los cambios en las medidas de higiene y estudiaron la influencia de estas medidas en la extensión de los brotes.

Para eso, analizaron los datos de vigilancia de rutina de uno de los estadios de Alemania, entre agosto de 2020 y mayo de 2021 en relación con los eventos de infección por Covid-19 en escuelas y preescolares.

Los eventos de brotes fueron estudiados teniendo en cuenta los cambios en las medidas de control de infecciones a lo largo del tiempo.

Para prevenir brotes, es importante que todos puedna utilizar tapabocas. Foto Shutterstock.

Para prevenir brotes, es importante que todos puedna utilizar tapabocas. Foto Shutterstock.

Así, se definieron cuatro fases temporales, en las que las escuelas y los centros preescolares estaban abiertos en la ‘fase uno’ (sin obligación de máscara), cerrados en la ‘fase dos’ (bloqueo en Alemania), abiertos gradualmente en la ‘fase tres’ (con obligación de máscara en las escuelas), y solo se ofreció atención de emergencia en la ‘fase cuatro’ (cierre en Alemania).

Escuelas y jardines

Respecto a lo ocurrido en las escuelas, la mayoría de las veces los niños eran los casos índice, pero los brotes eran más graves cuando un adulto era el caso índice. En la fase uno, los casos índice de adultos causaron en promedio 4.5 casos secundarios y los casos índice de niños causaron en promedio 0.3 casos secundarios. En la fase tres, los adultos índice causaron 0,5 y los niños 0,3 casos secundarios.

En tanto, en los centros preescolares, donde solo había una recomendación de uso de tapabocas para personas grandes, los adultos índice causaron en promedio 0,6 casos secundarios en la fase uno y 2,8 casos secundarios en la fase tres. Tanto para la fase uno como para la tercera, los niños causaron 0,5 casos secundarios.

“La razón de esta diferencia entre fases podría ser la creciente prevalencia de la variante delta, que provoca infecciones más frecuentes en los niños”, explicó la primera autora Martine Sombetzki, del Hospital Universitario de Rostock, Alemania.

Tapabocas obligatorio para prevenir brotes

El uso de barbijos y tapabocas en las escuelas y preescolares no es una tarea fácil, especialmente para los chicos más pequeños. Sin embargo, los resultados confirman que pueden prevenir los brotes de infecciones.

“Nuestros resultados muestran que el enmascaramiento obligatorio de maestros, cuidadores y niños en las escuelas en el año escolar 2020 a 2021 resultó en una reducción significativa en la cantidad de transmisiones Covid-19”.

En jardines y prescolares suele ser más difícil cumplir con el uso del barbijo. Foto Shutterstock.

En jardines y prescolares suele ser más difícil cumplir con el uso del barbijo. Foto Shutterstock.

Sin embargo, los investigadores advierten que el estudio tiene algunas limitaciones. Las vacunas no se registran sistemáticamente en Alemania, por lo que no se pudo explicar la influencia de las mismas. Los investigadores también basan sus resultados en el supuesto de que las medidas de higiene se implementaron y cumplieron plenamente en las escuelas estudiadas.

A pesar de esto, el estudio muestra que el uso de máscaras funciona en la lucha contra el coronavirus.

“En un análisis de modelo, se demostró que la obligación de usar barbijo, en particular para los adultos, es eficaz para reducir los casos secundarios. Por lo tanto, podemos recomendar el enmascaramiento obligatorio en las escuelas tanto para niños como para adultos. En los centros preescolares, el uso de mascarillas también podría reducir los casos secundarios ”, concluyó Kästner.



Fuente