Confiado y herido en su orgullo, Juan Antonio Pizzi resiste en Racing


Resiste Juan Antonio Pizzi. Los resultados lo acompañan más que el juego que no fluye, pero el compromiso de los jugadores y el amor propio es lo que lo mantiene firme en Racing Club. “El plantel nos responde”, dice el entrenador en su entorno. Los partidos que marcó como clave fueron ante Colón y frente a San Pablo y halló buenas respuestas. El día a día también lo convence de que existe banca, más allá de que trascendió que los referentes no lo querían por sus supuestos métodos de trabajo obsoletos. “Si piensan que Juan va a renunciar es porque no lo conocen”, aclaran desde el círculo íntimo del DT.

Es verdad que los dirigentes no quieren que Pizzi permanezca en el cargo. Víctor Blanco intentó los últimos 15 días que el entrenador diera un paso al costado. Una salida consensuada para no abonar la totalidad del contrato, algo similar a lo que ocurrió con Sebastián Beccacece. Juan Antonio avisó: “Yo no me voy; si no me quieren, me echan”. Un dato: no existen cláusulas de salida para mitad de año.

Cada equipo tiene su estilo de juego y creo que a nosotros nos salió bien. Estamos unidos, cuerpo técnico y jugadores. La verdad es que estoy muy contento por la actitud que tuvieron mis compañeros. Jugamos ante un equipo de mucha jerarquía y creo que tuvimos una actuación correcta“, dijo Maximiliano Lovera tras la igualdad con San Pablo. “Nos estamos armando bien, partido a partido vamos mostrando muchas cosas buenas y eso es lo positivo”, sumó Leonel Miranda.

Está molesto Pizzi con los dirigentes, claro. La relación nunca fue buena y se rompió definitivamente tras la final perdida contra River en Santiago del Estero, cuando el DT salió a decir que no se sentía respaldado. Desde ese momento, Blanco y compañía no lo quieren más en el banco de la Academia. El operativo desgaste de los dirigentes en las últimas semanas fue burdo.

Se filtraron los nombres de Diego Cocca, Pablo Lavallén y Antonio Mohamed como posibles sustitutos. Aparecieron fotos sugestivas. Y algo más: trascendió una reunión entre el presidente y el DT apenas una hora después de sucedida. “Hablamos con Víctor de la situación que estamos viviendo. No voy a hacer comentarios de la reunión, me hubiese gustado que no se filtre. La conversación fue privada y prefiero guardármela para mi y seguir trabajando de la misma forma”, aseguró el DT. 

Partido a partido se define el futuro de Pizzi en Racing. No lo quieren y lo sabe, pero resiste porque confía en él y los jugadores. Y porque también se siente herido en su orgullo.

Mirá también



Fuente