Cómo es In the Heights o En el barrio, lo nuevo de Lin-Manuel Miranda


Mucho antes de embarcarse en la épica de Hamilton (2015), que le significaría no solamente 11 premios Tony sino también reconocimiento y fama mundial, Lin-Manuel Miranda escribió la letra y la música del musical In the Heights (2008), que en la Argentina se estrena este jueves como En el barrio, por el que obtuvo sendos Tony al mejor musical y música original.

No es difícil apreciar hoy en su medida exacta a In the Heights, por más que se mire por el espejo retrovisor a Hamilton. Si la “nueva” película surge de una obra anterior, la comparación no le juega a favor a In the Heights.

Y no precisamente por sus canciones, que son igualmente maravillosas.

Usnavi (Anthony Ramos, de “Hamilton”) y Vanessa: baile en la calle. Foto WB

Todo es agradable y optimista. Siempre hay bullicio. Los personajes tienen sueños por cumplir, tienen fe, persiguen el sueño americano con acento latino. Hay excelentes coreografías, todo es exuberante y colorido. Algo falta.

El protagonista y narrador es Usnavi. Así como Boca Jrs. lleva los colores que tiene porque eran los de la bandera de un barco sueco que pasó por el Río de la Plata, los padres dominicanos le pusieron de nombre lo que vieron en un barco de guerra (US Navy).

Lin-Manuel MIramda ya no es Usnavi, como en Broadway, sino el "piragua boy". Foto WB

Lin-Manuel MIramda ya no es Usnavi, como en Broadway, sino el “piragua boy”. Foto WB

Usnavi tiene un minimercado, de esos que pululan en Nueva York: vende gaseosas, diarios y hace un café que parece exquisito. Todos lo adoran en la cuadra, y en el barrio (Washington Heights, de allí el título de la obra).

Desea volver a su tierra y montar un bar en la playa. Está enamorado de Vanessa (Melissa Barrera), que trabaja arreglando uñas en un salón del barrio. También están Nina (Leslie Grace), que regresa de estudiar por un año en Stanford, y su ex novio Benny (Corey Hawkins, de la serie 24: Legacy). Para sopesar tanta adrenalina y juventud, están el papá de Nina (Jimmy Smits) y la Abuela, que nunca tuvo hijos, pero se hace cargo de todos (Olga Merediz).

In the Heights es un musical inocente

OK, muchas obras de teatro musical no tienen por qué tener profundidad ni abordar temáticas complejas, pero en En el barrio el conflicto prácticamente no existe.

Todo es agradable y optimista. Hay excelentes coreografías, todo es exuberante y colorido. Algo falta. Foto WB

Todo es agradable y optimista. Hay excelentes coreografías, todo es exuberante y colorido. Algo falta. Foto WB

No es tampoco un canto -jamás un grito- ni se pone incisiva con el racismo. Los dos momentos en los que al menos la película aborda la tensión racial son mínimos.

Nina cuenta que en la universidad en Stanford a su compañera de cuarto le faltaba un collar, y la revisaron a ella, que terminó pidiendo perdón, aunque no había robado nada; y un blanco que hace mudanzas le dice “señora” a una colega de Vanesa, quien le corrige que le debe decir señorita.

Eso es todo.

La Abuela. Sin hijos, el personaje cuida a todos y todas en el barrio. Foto WB

La Abuela. Sin hijos, el personaje cuida a todos y todas en el barrio. Foto WB

No es In the Heights como Amor sin barreras, porque si alguien se lleva mal con otro alguien, casi no se nota. No hay enfrentamientos, lo que suele ser el motor de una obra, y la mecha necesaria para que In the Heights eche a andar y escuchemos las canciones de Miranda es la necesidad de sentirse parte de algo.

De una cuadra. De un barrio. De una comunidad. De lo que sea.

El peso dramático, o si quieren la historia de la película In the Heights, es ínfimo. Los que vieron Hamilton por Disney+ tuvieron un acercamiento a la obra grabada directamente en el escenario del Richards Rodgers.

Vanessa, Usnavi y la necesidad de sentirse parte de una comunidad. Foto WB

Vanessa, Usnavi y la necesidad de sentirse parte de una comunidad. Foto WB

Teatro filmado, dirían los detractores.

En el traspaso de In the Heights al cine no hay peso ni profundidad, algo que seguramente haya tenido la obra en escena.

Lin-Manuel Miranda ya no la protagoniza. Se quedó con el rol del piragua guy, que compite con el vendedor de helado soft (es Chris Jackson, sí, George Washington en Hamilton) en las calles del barrio. Usnavi es Anthony Ramos, que en Hamilton era John Laurens y Philip Hamilton.

El director  Jon M. Chu ("Locamente millonarios", o "Crazy Rich Asians"), junto a Lin-Manuel Miranda. Foto WB

El director Jon M. Chu (“Locamente millonarios”, o “Crazy Rich Asians”), junto a Lin-Manuel Miranda. Foto WB

Ah, el filme no termina cuando empiezan los créditos.

No está nada mal, pero que en casi cada párrafo mencionemos a la obra sobre uno de los padres fundadores de los Estados Unidos -y hasta reconozcamos en un ringtone una de sus canciones- quiere decir algo.

“En el barrio”

Buena

Musical. EE.UU., 2021. Título original: “In the Heights”. 143’, ATP L. De: Jon M. Chu. Con: Anthony Ramos, Melissa Barrera, Jimmy Smits. Desde el jueves en cines del interior. Desde el viernes en cines del AMBA.



Fuente