Comenzó a regir el aumento de la tarifa de subte que lo lleva a $ 25,50


El boleto del subte pasó de $ 21 a $ 25,50, mientras que el premetro aumentó de $ 7,50 a $ 9,10.

El boleto del subterráneo de la ciudad de Buenos Aires aumentó a partir de este viernes un 21,42% y pasó a costar $ 25,50, en el marco de la actualización aprobada por el Gobierno porteño en audiencia pública el mes pasado.

De este modo, el boleto del subte pasó de $ 21 a $ 25,50, mientras que el premetro aumentó de $ 7,50 a $ 9,10.

Los aumentos de subte están programados en dos etapas: la primera a partir de este viernes y una segunda el domingo 18 de abril, que llevará el boleto a $ 30 en el caso del subte y a $10,70 en el del Premetro.

La actualización, que fue aprobada en la audiencia pública del pasado 23 de febrero, “es necesaria para garantizar el mantenimiento y correcto funcionamiento del servicio”, indicó Subterráneos de Buenos Aires (Sbase).

Señaló que “la tarifa actual está calculada sobre costos de explotación de 2018”, y subrayó que “en dos años, esos costos se incrementaron un 68%” a lo que se suma un “fuerte descenso de pasajeros”.

“Durante los primeros meses de la pandemia, se llegó a registrar un 3% de los viajes habituales, y actualmente representan aproximadamente el 20% del año anterior”, detalló Sbase.

Sigue vigente el descuento de la Red SUBE y el beneficio para pasajeros frecuentes.

Sigue vigente el descuento de la Red SUBE y el beneficio para pasajeros frecuentes.

En este contexto, siguen vigentes los pases, abonos y los beneficios para pasajeros frecuentes.

Por un lado, continuará vigente el descuento de la Red SUBE y el beneficio para pasajeros frecuentes, que prevé que mientras más viaje el usuario se le aplican automáticamente descuentos de 20%, 30% y 40% una vez que se superen los 20, 30 o 40 viajes mensuales, respectivamente.

Además, seguirán en curso los pases para jubilados y pensionados, y para personas con discapacidad, trasplantadas y en lista de espera –todos ellos pueden viajar gratis-, el boleto estudiantil –que también es gratuito-, y los abonos social, maestro y estudiantil, para alumnos de escuelas secundarias y terciarias.

El abono social está destinado a beneficiarios de planes sociales administrados por el Gobierno porteño, del programa Ciudadanía Porteña; beneficiarios del Plan Jefes y Jefas de Hogar; personas en situación de desempleo crónico o recurrente; y quienes acrediten poseer ingresos familiares que se encuentren por debajo de la canasta básica familiar que publica el Indec.

También incluye a personas que acrediten encontrarse en situación de indigencia; beneficiarios del subsidio por la tragedia de Cromañón; excombatientes de Malvinas; aquellos grupos identificados por normas vigentes de la Ciudad con necesidades especiales o en situación de alta vulnerabilidad social.



Fuente