Claves para bajar costos a través del aprovechamiento de las pasturas


El primer paso en la recolección de una pastura para la elaboración del heno, es el corte y en este punto, entre las claves para lograr un buen resultado, se pueden mencionar el momento del corte, la altura y el sistema de corte.

En lo que se refiere al momento, lo importante es lograr el equilibrio entre la mayor producción de materia seca (fibra) por la que se tiende a demorar el corte y la mayor digestibilidad del forraje por la que se tiende a anticipar el corte. En el equilibrio entre ambos objetivos, esta la clave del éxito.

En lo que hace a la altura de corte, la clave es no dañar los meristemas de crecimiento de las plantas. Es decir, cortar lo suficientemente alto como para no dañar las yemas de crecimiento que estan cerca del suelo.

Sistema de corte

Si se habla de sistema de corte, ya no se duda de la conveniencia de usar las segadoras de discos. Son las que no lastiman las plantas con lo cual se acelera el rebrote, y además son las máquinas que pueden llevar un acondicionador de rodillos.

Tampoco hay dudas de la conveniencia del acondicionamiento del heno para acelerar su secado y minimizar la pérdida de hojas. Esa minimización, debido a ese acondicionado, pasa por la reducción de las horas que el material queda a la intemperie para su oreo.

En el proceso del oreado, cobra relevancia el rastrillo, y la clave es la velocidad del rastrillado que no pase los 8 km/h a fin mantener minimizado el deshoje, y utilizar el rastrillo que no toca el suelo durante su trabajo con lo cual no incorpora tierra al heno. Es decir, se aumenta la cantidad de forraje contenida por unidad de volumen (porque no hay volumen ocupado por tierra), no hay microorganismos contaminando en forraje (porque no hay tierra en el heno).

Rotoenfardadora con cutter y atado con red para bajar los costos del procesado y mezclado en el mixer.

Enfardado

En el momento del empacado, aparece la rotoenfardora debido a su eficiencia en producir un heno de buena calidad a un relativo bajo costo, en comparación con otros sistemas de empaque de heno. Ese bajo costo se basa en la incidencia menor de la mano de obra, del consumo de gasoil por kg de heno conservado.

Y en este tema, el mercado ofrece algunas alternativas, y la clave para bajar costos y hacer un buen trabajo, esta en elegir la que más conviene en cada caso.

Por un lado, estan las rotoenfardadoras con cutter o cortador de tallos, cuyo fin es facilitar el trabajo de procesado de los rollos en el mixer, y luego incorporar el heno a la ración con los otros componentes.

Entonces, la rotoenfardadora que troza el heno antes de hacer el rollo, ofrece la posibilidad de desmenuzar el rollo en un mixer horizontal y con menor consumo de energía en el mezclado, y ese menor consumo es debido precisamente a que el rollo ya ha sido trozado.

Y también es cierto que las rotoenfardadoras con cutter consumen más energía pierden mayor cantidad de hojas en el momento del trozado, respecto de una rotoenfadadora sin cutter.

La clave es saber elegir

Si en la empresa son muchas las horas de uso del mixer, será conveniente una roto con cutter para acotar los costos allí donde son mayores (en el mixer), en mano de obra y en combustible. Por otro lado, el mayor desgaste del mixer, se da cuando este funciona y con el rollo de fibra cortada, se reduce ese tiempo de uso.

Pero si en la empresa el uso del mixer es reducido, seguramente convendrá bajar los costos en la rotoenfardadora, con lo cual convendrá una sin cutter, que gastará menos energía y menos mano de obra por su mayor capacidad de trabajo, respecto de una rotoenfardadora con cutter.

Solo queda recodar que el atado en red es obligatorio en las rotoenfardoras con cutter a fin de evitar que el rollo se desarme antes de tiempo. Y por otro lado la red acelera el proceso de atado respecto al atado con hilo debido a la menor cantidad de giros del rollo para finalizar el proceso de empaquetado.



Fuente