Carlos Achetoni: entre la desilusión y la frustración

En diálogo con César Tapia, el Presidente de la Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, analizó el 2021 en Agro 60.

En líneas generales, “fue un año que estuvo atravesado por la situación electoral y con múltiples complejidades”, manifestó el Presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni.

Y de a poco comenzó a detallar las adversidades que afectaron al sector. “Arrancamos con un cepo de exportación de maíz y luego se fue dando la situación de la carne; acciones que fuimos repudiando y tratando de revertir, en algunos se pudieron pero, cada situación que planteábamos era real y concreta”. Sobre las mismas, no hubo puntos de acuerdo con el gobierno nacional y, “estamos cerrando el año de manera compleja porque lamentablemente volvemos a tener esas tensiones producto de algunos instrumentos que nunca sirvieron del todo y, se vuelven a aplicar, regulando la comercialización afectando al sector primario con mayor contundencia”.

Avanzada la nota y, ante el interrogante sobre cómo califica y resume lo planteado, Achetoni marcó contundentemente que “en cierta forma fue desilusión y en otra es frustración” y lo basó en que “habíamos puesto toda la credibilidad y énfasis en que comenzáramos a generar un camino de confianza, de previsibilidad y, de certidumbre para que se pueda producir más y, en consecuencia haya más empleo, valor agregado y mayor ingreso de divisas, pero, lamentablemente con este tipo de acciones nos cuesta porque hemos sido cuestionados por la credibilidad que estábamos poniendo. Por otro lado, a la larga, le va a costar a la Argentina porque cuando no dan las condiciones tiende a decrecer en producción afectando a toda la cadena”.

Fin de año con definiciones inciertas y comienzo de ciclo con posibles asambleas

“La expectativa está puesta en que el 31 de diciembre como habíamos acordado se termine dando la apertura de las categorías que habíamos hablado; sabemos que van a quedar cortes y la categoría C sin habilitar que, es algo que queríamos, pero, esperemos que no haya sorpresas y que dentro de lo que medianamente se había hablado se continúe en ese aspecto”.

Y, en cuanto a las asambleas, “es propio de un movimiento de incertidumbre donde los productores, nuestras bases, están queriendo ir tomando la tonificación de la situación producto de la sensación de incertidumbre que hay”, informó el dirigente al tiempo que analizó el porqué de la coyuntura, al decir, “convengamos que la gente viene soportando un desfasaje absoluto entre el dólar que se traduce para convertirlo en pesos de la producción argentina y, el que realmente es el que estalla para todo lo que es la compra de insumos de la gente que vende, que tiene la posibilidad de exportar; insumos que al mismo valor las economías regionales se trabaja para poder vender en pesos dentro del país, lo cual se está tornando inviable para la producción de las economía regionales también”.

Ante este panorama de malestar, ¿Cómo es la relación de los productores con ustedes los dirigentes?, quiso saber Agro 60 y, sin rodeos la FAA a través de su Presidente respondió diciendo, “creo que está buscando convalidar las acciones que estamos haciendo y; entiende que la gestión debe necesariamente estar acompañada de confianza la cual no debe ser defraudada y, en consecuencia, busca respaldarnos y abroquelarnos ante cualquier situación que no sea la más correspondiente para el sector y no termine siendo nociva o negativa para la producción”.

Por último, Tapia (César), quien contó que en el cierre anual del Círculo de Periodistas Agropecuarios, el Ministro de Agroindustria de Nación, Julián Domínguez, dijo que, siempre lo van a encontrar en la mesa de la solución y que, las decisiones que se tomen en otras carteras no será de su incumbencia,  al respecto le consultó a Achetoni si Domínguez estaba defendiendo al campo. “Puede ser que haya sido la intención que tuvo, pero, si es cierto que sea de su cartera o no, en definitiva las decisiones se toman en conjunto porque hay medidas que se hacen en una y terminan impactando en otra”.

“El productor primario no puede afrontar más cargas. Hay que cambiar el esquema, buscar desde otro lugar y, así como se generan condiciones para que se reintegren el 50% de Pre-viaje, lo mismo debería ocurrir con la gente que tiene tarjeta alimentar, jubilación mínima y asignación universal”, opinó y reforzó diciendo que “realmente se deben re direccionar los esfuerzos a quienes lo necesitan y no que terminen llegando a cualquier persona que no necesita esfuerzo y, que terminan impactando negativamente sobre la producción”.

Deseo de un 2022 mejor para todos, el mensaje

“Ojalá que podamos comenzar el año con algún piso de certidumbre, confianza, de cumplimento de la palabra y que, realmente estemos viendo que se puede avanzar en ese aspecto y que encontremos las condiciones para sacar adelante el buen país que tenemos”.