Boca abandona la “etapa de austeridad” y se mueve rápido en el mercado de pases


La despedida de Carlos Tevez sacudió las entrañas de la Bombonera. Pero significó dar vuelta la página para el Consejo de Fútbol. Detrás del adiós del último ídolo se tomó la primera decisión fuerte del ciclo de Juan Román Riquelme, que es el vice y el hombre con más poder en el club: dejar atrás esa sensación de Boca “austero”, a decir de su presidente Jorge Amor Ameal, para invertir en refuerzos.

Y no habrán llegado Edinson Cavani, la mega estrella del Manchester United, ni Roger Martínez, el delantero del América de México de gran relación con Román. Tampoco, Michael Estrada, de la Selección ecuatoriana. No obstante, Boca se aseguró buenas figuras del mercado local: Nicolás Orsini, centrodelantero proveniente de Lanús, y dos jugadores de Huracán, Norberto Briasco, habitual extremo, y Esteban Rolón, volante central. Y va por más: apuntan todos los cañones a Franco Di Santo, goleador de San Lorenzo, y no descartan a Miguel Borja, autor del gol de Colombia ante Argentina, el martes por las Eliminatorias.

Boca gastó 5.750.000 dólares en la incorporación de los tres futbolistas. Por Orsini, que fue presentado el viernes, se pagaron 1.750.000 por el 50% del pase. Las negociaciones se habían estancado porque Miguel Russo pidió que no cedieran a préstamo a Agustín Obando. En la operación estaba incluido Gonzalo Maroni. Nicolás Russo, mandamás granate, quería 2 millones por la mitad de la ficha del cordobés de 26 años. Finalmente, los dos jóvenes volantes se quedarán el plantel azul y oro y se partió la diferencia.

También estuvo discutida la transferencia de Norberto Briasco porque Huracán no quería vender el 50% sin una posterior obligación de compra por la otra mitad del pase. Boca ofreció 2.200.000 dólares, pero David Garzón se plantó. El dirigente que conduce los destinos del Globo tenía fresco el antecedente de Wanchope Abila. Hasta que el Consejo se estiró y terminó cerrando el pase en 3.500.000 por el 80% de los derechos económicos del atacante de 25 años que representa a la Selección de Armenia.

Con Rolón ya venían conversando desde principios de año. El aval del mediocampista misionero de 26 años fue clave para que se ejecutara la cláusula de rescisión a cambio de 500 mil dólares. Román lo tenía fichado de sus primeros pasos en Argentinos Juniors y es un gusto personal que se dio. En definitiva, llega en una zona donde se destaca el juvenil Alan Varela (18) y es primera opción de cambio el colombiano Jorman Campuzano.

El próximo objetivo es Di Santo, a quien San Lorenzo está dispuesto a vender, por más que haya hecho 7 goles y una asistencia en los 13 partidos que jugó este semestre. Entre los clubes hay conversaciones avanzadas y el número podría rondar en 2.500.000 dólares. Sin embargo, con el agente del “9” no hablaron. “Todavía no me llamaron. De parte del jugador no hay nada”, le dijo Gustavo Goñi a Clarín.

Franco Di Santo de buena temporada con San Lorenzo, marcó en el Mané Garrincha frente a Santos. ¿Llegará a Boca?
Foto: REUTERS/Ueslei Marcelino

Franco Di Santo de buena temporada con San Lorenzo, marcó en el Mané Garrincha frente a Santos. ¿Llegará a Boca?
Foto: REUTERS/Ueslei Marcelino

Por las dudas, Román ya contactó a Borja. El colombiano está concentrado con la Selección, pero Junior tiene prioridad para hacer uso de la opción tasada en 4.500.000 dólares. Si el club de Barranquilla no avanza, Palmeiras está dispuesto a escuchar a Boca.

La decisión de reforzar tiene que ver con la coyuntura futbolística y política. Con Tevez fuera de la escena, toda la presión estará enfocada en Riquelme. Además, casi una decena de jugadores ya no estará en el plantel que intentará conquistar la séptima Libertadores: Esteban Andrada, Julio Buffarini, Emmanuel Mas, Leonardo Jara, Nicolás Capaldo, Mauro Zárate, el propio Tevez y Franco Soldano.

La salida de Andrada al Monterrey de México y de Capaldo al RB Salzburgo le representaron a Boca ingresos por 11 millones de dólares. Fondos hay, está claro. Además, se invertirán 10 millones en un fondo común de inversión.



Fuente