Beto Bernuez cruza el umbral del teatro, el cine y la radio



“Se mezclan las ganas de volver con la pregunta si es tiempo de volver, después del sacrificio que hicimos el año pasado. Hasta qué punto necesitamos volver ahora”, dice Beto Bernuez. El actor vuelve con 6 Apartes, los jueves en el Teatro Real. “Lo hacemos con todos los protocolos, tanto en el escenario como en los camarines, en los ensayos. Siempre se habló de los protocolos de sala pero la cosa se complicaba  del escenario para adentro. Esta obra nos permite mantener la distancia y tenemos el rociador de alcohol todo el tiempo en escena cuando manipulamos algún objeto que compartimos. El trabajo es adaptarla al espacio grande de la Sala Mayor” comenta.

En la última etapa, en la pre pandemia, la Comedia presentaba la obra en la Sala Azucena Carmona. “Ahora estamos trabajando con otra escenografía, con tarimas. Contentos de volver a encontrarnos. Coincide en que fue la última obra que hizo la Comedia Cordobesa antes del cierre por la pandemia”, dice Beto.

El jueves 12 de marzo de 2020, el elenco había estado pendiente de las noticias con respecto al cierre de actividades. Cuando terminó la función, le dijeron al público que ‘afuera estaban pasando cosas raras’ y que tal vez esa sería la última función que se vería en mucho tiempo. Muchos se sorprendieron. 

“Retomamos después de este año extraño”, dice el actor que, además, piensa que estamos disfrutando de una ‘ventanita’ de la pandemia y que puede volver todo hacia atrás.

En el monólogo de “Umbral” le ponés voz al encargado del matadero. ¿Cómo es el personaje?

Con Paco Zarzoso (el autor de la obra) se liga una cuestión muy personal. Lo conozco, lo quiero mucho, estamos siempre en contacto. Me gusta el mundo que escribe. En este monólogo en particular me interesa mucho cómo trata el tema del amor y el contexto. Al personaje le gustaría ejercer el abuso de poder pero no llega a hacerlo porque por suerte no le da la personalidad. El hombre está enamorado de una subordinada desde hace mucho tiempo y nunca se atrevió a decirlo. Quiere animarse cuando ella está por dejar de trabajar, ofrecerle una vida maravillosa porque está fascinado con todo eso que a cualquiera le parecería atroz. El monólogo juega mucho con el humor y eso lo corre del eje de lo que está mostrando. Es una cosa que me cuestiono, en el sentido de que el humor me corre de lo que está queriendo decir el monólogo.

Para el actor, todas las actuaciones de 6 Apartes son muy interesantes. No fueron elegidos para que se ensamblen unos con otros y sin embargo fueron encontrando un mismo discurso. Hablan del amor, la muerte, la sangre. Para él es muy placentero hacer la obra que surgió del mismo elenco, tanto el material como la dirección de Victoria Monti, actriz de la Comedia. “Es más nuestra que otras obras. Además, la Comedia le propuso al teatro elaborar un material específico para este tiempo de distanciamiento y a partir de un taller de escritura. El teatro (Real) estudia esta posibilidad”.

En el cine

Beto Bernuez actúa en dos películas de directoras cordobesas, recientemente estrenadas en cines en el ciclo “Historias nuestras”: Mañana tal vez y Azul el mar.

“Todo se hace con mucho amor en el cine cordobés. Particularmente, en el caso de Mañana tal vez. Como no entró la plata, se hizo a pulmón, de corazón y sin cobrar. Me interesa porque creo que marca un momento histórico. Hay cosas que todavía el cine no reflejó. Por ejemplo, la época del truque en 2001 cuando las mujeres salieron a bancar porque el sistema se cayó y había que seguir comiendo. Ahora hay una revolución de las nietas, las nenas que andaban por la casa y nadie prestaba demasiada atención a sus opiniones. De golpe aparecen con un discurso fuerte, son parte de un colectivo, cuestionan las estructuras de la sociedad y la familia: a los padres, abuelos, tíos. De hecho, en la primera discusión por la Ley del aborto había legisladores, los más conservadores, que decían que no estaban de acuerdo con la ley pero no podían volver a su casa a enfrentar en una cena a su hija, su nieta o su sobrina. No le tenían miedo a una manifestación, sí, a una discusión que sería permanente”, dice Beto.

Mañana tal vez refleja el desencuentro generacional a través de la relación entre una nieta y su abuelo. Bernuez es el tío que se declara ‘apolítico’. El actor pondera el trabajo de Sol Zavala, Rubén Gattino y Eva Bianco (“que todo lo que toca lo convierte en una cosa poética y maravillosa”).

Desde el jueves 18 está programada en Showcase otra película en la que se destaca la actuación de Beto. En Azul el mar, opera prima de Sabrina Moreno, es el marido de Lola (Umbra Colombo), una mujer que sufre la crisis de su matrimonio mientras transcurren los días de vacaciones en familia en Mar del Plata junto a Ricardo y sus hijos. La película se estrenó online por Cinear, estuvo en los festivales de Mar del Plata, Nueva York, Uruguay, donde ganó un premio.

“Pasa algo como de familia en el cine de Córdoba. Vas rotando y te encontrás con la misma gente, con los técnicos, es decir, quien en una película hace asistencia, en otra, es el director o directora. Hay mucha presencia de mujeres, con fuerza y cosas para contar y decir. No sé si son mayoría hoy en el cine de Córdoba. Siento que estoy formando parte de una página que dentro de 40 años se va a contar como la camada que arrancó y no paró de hacer una película, incluso sin plata. En el cine las mujeres realizadoras tienen un lugar. No tienen que andar a los codazos”, dice el actor con respecto a la generación de entre 25 y 40 años. A algunos los conoce desde los cortos de la facultad de cine. “Son todos amigos, una cosa horizontal, de laburo y mucho respeto, cada uno en su rol. Es maravilloso trabajar con ellos. Por eso la película de Flor Wehbe es el resultado de todo eso. Estábamos filmando Los hipócritas y la escuché hablar del Incaa porque estaban desfinanciándolo y ella decía: ‘Voy a hacer una película igual, como sea, es lo único que sé hacer’. Me acerqué y le dije que podía contar conmigo y después hicimos Mañana tal vez”, recuerda.

Además, Beto Bernuez es actor de radio, integrante del programa El descompresor, los mediodías en Radio Universidad 580.

“Se prende el micrófono y hay que improvisar”, dice humildemente. “De lunes a viernes, dos horas. A veces pegamos una cosa graciosa y a veces queda como una tontería, pero eso el público lo sabe. Es lo que permite la radio, el acompañamiento. Es vertiginoso. Aprendí a perdonarme cuando no acierto. No hay guion. De repente aparece el tema sobre… las mechas de los taladros. Se da el juego entre los tres (con Eduardo Viñolo y Agustín López Núñez). Es probar y si sale, sale”, comenta Beto sobre el programa que se propone cortar con la infodemia, las presiones y la violencia instalada por quienes alimentan la mentada grieta, de uno u otro lado.  

Para ver 

Dato. Ciclo “Historias nuestras” en Showcase del Córdoba Shopping de Villa Cabrera. Azul el mar. Opera prima de Sabrina Moreno. Con Umbra Colombo y Beto Bernuez, entre otros. Hasta el miércoles 24. También se pueden ver Venezia y La Chancha.

6 Apartes. Dirección: Victoria Monti. Con Gabriel Coba, Oscar Mercado, Gabriela Macheret, Victoria Monti, Beto Bernuez y Florencia Rubio. Jueves a las 21 en la Sala Carlos Giménez del Teatro Real. Duración: 60 minutos. AM/16. Entradas: $450, en puntos Autoentrada.



Fuente