barcos sin marinero, una nueva cara de la inteligencia artificial


Ya sea en yates para el placer o en buques de carga, la navegación asistida y autónoma mediante Inteligencia Artificial (IA) está ayudando a los capitanes a prepararse para ver puestas de sol o simplemente para llegar a destino sin un rasguño.

En la feria de tecnología CES en Las Vegas, fabricantes de la industria náutica están poniendo gran énfasis en tecnologías de inteligencia artificial para embarcaciones de múltiples usos.

“En el agua, cuando hay viento, corrientes, algunas olas, el bote no se queda en su lugar, siempre debes compensar”, dice Johan Inden, presidente de la división marina de la compañía sueca Volvo Penta, que ofrece prototipos capaces de estacionar embarcaciones presionando un botón o con sistemas asistidos.

La compañía estadounidense Brunswick lanzó un prototipo que ofrece la mejor trayectoria para ingresar a un puerto o encontrar espacio para atracar sin la intervención humana.

Avikus, de Hyundai, busca maximizar el placer de navegar con un sistema que posiciona el bote de manera ideal para tomar el sol, o que encuentra el mejor punto para ver el atardecer a tiempo.

El objetivo, según Carl Johansson, es proveer ahorro de combustible, seguridad y “paz mental”.


Conducción autónoma por inteligencia artificial. Foto AP

HD Hyundai, que reveló en CES un proyecto que recopila datos de navegación, afirma que su software es capaz de frenar un barco si su puerto de destino está congestionado.

Si bien un escenario donde las embarcaciones naveguen sin tripulación es todavía esquivo, muchas herramientas pueden proveer información valiosa sobre rutas, situación climática o estado y mantenimiento de las máquinas.

El creciente fomento de la navegación autónoma recientemente ha ayudado a que la Organización Marítima Internacional (IMO) trabaje en el establecimiento de normas, dice Rudy Negenborn de la Universidad Delft en Países Bajos.

Aún está prohibido operar botes autónomos en aguas internacionales y no se espera que nuevas regulaciones lleguen antes de 2028.

En cualquier caso, “siempre habrá un humano en algún lugar”, dice Negenborn. Sea un marinero haciendo seguimiento desde una computadora o un supervisor en tierra gestionando numerosas embarcaciones.

Ucrania, atravesada por la guerra, en la feria

CES reúne a las principales marcas de tecnología de consumo. Foto AFP
CES reúne a las principales marcas de tecnología de consumo. Foto AFP

Además, Una docena de empresas emergentes de Ucrania presentaron el viernes sus innovaciones en el CES, el encuentro anual de electrónica de consumo en Las Vegas, apostando al desarrollo tecnológico de su país a pesar de la invasión rusa.

El grupo fue bienvenido en el Consumer Electronics Show (CES), que se realiza del 5 al 8 de enero en esta ciudad del oeste de Estados Unidos, en tanto las empresas rusas no fueron admitidas debido a la ofensiva de Moscú sobre Kiev, que ya lleva casi un año.

Antes de la guerra, Ucrania era un semillero tecnológico prometedor, pero el conflicto obligó a los empresarios ucranianos a repensar sus planes de negocios.

“Estamos tratando de salvar el ecosistema de las startups, para hacerlo crecer incluso durante la guerra”, dijo Karyna Kudriavtseva, gerente de proyectos del fondo ucraniano de empresas emergentes, que envió a los emprendedores al CES.

Kudriavtseva dijo a la AFP que el fondo puso énfasis en la tecnología militar, no todas las propuestas giran en torno a la guerra.

Una de ellas es Nanit, una pequeña empresa que enseña electrónica y habilidades de codificación informática muy necesarias para empleos en el sector tecnológico.

El director ejecutivo de Nanit, Vladyslav Konovets, dijo que la idea inicial era centrarse en los niños. Pero los ataques con misiles han impedido enseñar a niños localmente.

Mientras desarrolla juguetes educativos, Nanit ha estado enseñando programación a los soldados en el frente. Konovets dijo esto podrá ayudarlos a encontrar trabajo después de que termine la guerra.

Varias de las empresas emergentes ucranianas en el CES apuestan a cuidar el medio ambiente.

Releaf Paper se jactó de ser el primer productor de bolsas, bandejas para bebidas, cajas de frutas y otros artículos de papel hechos con hojas caídas. Las muestras en exhibición no se distinguían de los productos de papel hechos de árboles.

El director ejecutivo de Releaf Paper, Alexander Sobolenko, dijo que la guerra los obligó a ser más eficientes y a buscar mercados fuera de Ucrania, y anunció planes para construir su primera planta de producción en Europa este año.

La startup Rekava no recoge hojas caídas, pero sí posos de café, que luego convierte en vasos con tapas y envases, todo fácilmente biodegradable.

Desde que empezó la guerra Rekava también hace velas aromáticas, con fragancias dedicadas a las ciudades ucranianas.

Las velas de Lviv tienen aroma a café, dado el amor por el café allí, dijo el director comercial de Rekava, Nazar Trokhymchuk. Las velas de Crimea olían a uvas.

Startup Corner, en tanto, permite hacer diseños de remodelación de cocinas en línea, luego los construye a medida con madera recuperada a precios de solo una fracción de los gabinetes nuevos, según la directora de productos, Julia Holovko.

Mirá también



Fuente