Así comenzó la ceremonia virtual y presencial de los Globos de oro: los primeros ganadores



Es imposible negarlo: las premiaciones pandémicas no llegan a la altura del glamour y la calidez de los famosos reunidos en icónicas locaciones y alfombras rojas por las que desfilar. Sin embargo, es cierto que los esfuerzos dejan momentos memorables. 

Al estilo de entregas anteriores como los Emmy, los Globos de oro transmitieron desde distintos lugares del mundo. Las estrellas destinadas a presentar los premios se dieron el lujo de lucirse por la alfombra, las otras desde sus casas, pero los looks de todas se hicieron muy presentes en las redes. 

Las mismas conductoras, Tina Fey y Amy Poehler, estaban lejos y cerca a la vez. Una en cada costa, en el Beverly Hills Hotel (Los Angeles) y el el Rainbow Room en Nueva York. Pero en la pantalla: unidas. 

A pantalla dividida, presentaron la edición e hicieron gala de su humor y un inteligente uso del recurso. Y en los primeros minutos, agradecieron a “los trabajadores de primera necesidad”, su “audiencia de la noche” que se hicieron presentes “para que las celebridades puedan quedarse a salvo en sus casas”. 

Por otro lado, resaltaron divertidas ventajas de esa distancia: “Antes Brad Pitt molestaba y Quentin Tarantino pasaba por las mesas tocándole los pies a la gente”. Y no faltó la referencia directa a la falta de cines: “Fue difícil este año porque vimos todo en los teléfonos”. 

Y agregaron: “Una serie es cuando ves de seguido cinco horas por separado de un contenido y una película cuando no tienes ganas de ver dos horas seguidas de él”. 

Un dato curioso: los premios son entregados por la Asociación de prensa extranjera de Hollywood. Tanto las presentadoras como sus representantes que se presentaron poco después, resaltaron que entre los casi 90 periodistas que la conforman no hay ni uno solo negro. Sin embargo, los periodistas de la Asociación prometieron “buscar un mundo más inclusivo”. Habrá que ver cuánto tardan en pasar de las palabras a la realidad con un cambio que debió haber ocurrido hace mucho tiempo. 

Primeros ganadores

Entre chistes y protocolos llegó la primera categoría: Mejor actor de reparto, presentada por Laura Dern. El ganador fue Daniel Kaluya por su trabajo en Judas and the Black Messiah. Y ahí se hicieron presentes los primeros problemas de la virtualidad: el audio del actor falló mientras agradecía desde su hogar. 

Ángela Basset presentó la segunda terna: Mejor actor de reparto. Pero antes, aclaró que todos los que estaban ahí respetaban estrictas medidas de seguridad y que se habían hecho las pruebas correspondientes para detectar el virus. En tanto, el premio se lo llevó John Boyega, por su papel en Small Axe.

Por otro lado, el primer premio femenino fue para Catherine O´Hara, quien se hizo con el galardón como Mejor actriz de serie de comedia por su trabajo en Schitt’s Creek.

Más información



Fuente