Agustín Canapino, tras la muerte de Alberto: “Era quedarme tirado en mi casa o poner todo lo que tengo para sacar esto adelante”


En la pared que está detrás de Agustín Canapino hay dos fotos enmarcadas. Una es la del VW 1500 de Luis Di Palma en el TC2000 de 1986 con el que Alberto Canapino comenzó su exitosa carrera en el automovilismo como preparador. La otra muestra el abrazo que padre e hijo se dieron en los boxes del autódromo de La Plata tras el título de Turismo Carretera de 2017.

“Acá tengo fotos de mi papá por todos lados, todo me hace acordar a él, así que, como te digo… Nada… Es como que no me salen palabras a veces para hablar de esto pero hay que seguir adelante, no queda otra”, dice desde Arrecifes y vía Zoom el tetracampeón del TC. Está en el taller de Squadra Canapino, el equipo del que se hizo cargo cuando Alberto murió por coronavirus el 15 de febrero a los 57 años.

Seis días después, Agustín se subió al Chevrolet y ganó la primera carrera de la temporada del Turismo Carretera, en aquel Roberto Mouras de La Plata del abrazo.

El abrazo de Alberto y Agustín en los boxes de La Plata en 2017, la imagen que está en el taller de Squadra Canapino. Foto Tony Bosco

-¿Cuánto te costó subirte al auto ese día? ¿Cuánto sigue costando?

-Me costó el doble. Me cuesta un montón todo, no te voy a mentir. No puedo creer todavía que sea verdad lo que le pasó a mi papá, porque él estaba en su mejor momento, estábamos nosotros personalmente en nuestro mejor momento. Me parece una película de terror todos los días. Pero trato de… Es lo que me tocó, es lo que me toca. Tengo dos alternativas: o quedarme tirado depresivo en mi casa o ponerle todo lo que tengo para sacar esto adelante y continuarlo. Pero sí, me cuesta muchísimo y me parece mentira todavía que mi viejo no esté, me parece mentira.

-¿Buscaste ayuda profesional o tenés algún confidente para poder exteriorizar lo que te pasa?

-Me haría bastante falta. La verdad que no he tenido tiempo de hacerlo pero sí es algo que necesito hacer en algún momento porque es complicado. Estoy tan ocupado todo el día que es como que la vorágine me lleva adelante. Pero sí. Y los momentos más duros son a la noche o a la mañana, son los momentos más difíciles, en los que digo “no puede ser que esto esté pasando”. Pero está pasando y hay que seguir adelante.

-Hablás de que la vorágine te lleva adelante. ¿Te ayudó que no hubiera pausa entre campeonato y campeonato?

-Siempre está bueno cuando uno no está bien o tiene momentos tan difíciles como estos, siempre es mejor estar ocupado, ¿no? Porque no tenés tanto tiempo para pensar. Así que dentro de todo lo malo, está bueno tener tanto trabajo porque te hace estar concentrado en algo y no acordarte tanto de todas esas cosas feas.

-¿Y en Squadra Canapino buscaste ayuda o recae en vos la responsabilidad de dirigirlo?

-Tengo mucha gente que me ayuda, pero… Antes (mi tarea) era ser piloto y tratar de hacer todo para que mis autos funcionaran. Si bien la parte de la puesta a punto final de mis autos, tanto del Super TC2000 como del TC, yo ya las decidía, un montón de otras cosas las hacía mi papá, como ser la dirección de un equipo o el desarrollo de los autos o del motor. Ahora quedó todo a cargo mío. Ser piloto para mí es un tercer trabajo, tengo muchas cosas antes que hacer. Me la paso acá en el taller, trabajo todos los días, no me alcanzan las horas del día para llevar adelante todo. Aprendiendo, estoy aprendiendo día a día. Tengo la suerte de que todos los chicos que trabajan en este equipo y también en Chevrolet YPF del Súper TC2000 me están ayudando mucho. Han entendido la situación, se han puesto en mi lugar. Y la realidad es que les estoy muy agradecido porque, como les dije, necesito la ayuda de todos los que trabajan en este equipo principalmente, acá en la Squadra Canapino, porque mi papá daba una vuelta en el taller y ya se daba cuenta de todo, tenía mucha experiencia y capacidad. Yo no tengo ni cerca su experiencia ni su capacidad pero sí las ganas y la motivación de aprender todos los días y llevar adelante este proyecto que lideraba mi papá.

-¿Se te pasó por la cabeza no correr este año?

-No, jamás, jamás. Porque es mi profesión, es a lo que me dedico y lo que me gusta hacer. La realidad es que la otra opción era seguir siendo piloto y buscar otro lugar, otro lado, pero no es lo que quiero ni lo que elijo. Por dos cosas: primero, por el legado de mi viejo y, sumado a eso, porque hay muchas personas acá que tienen trabajo y no me gustaría que ellos se quedaran sin trabajo con lo difícil que está todo hoy por algo que yo puedo hacer, si bien me cuesta mucho y me lleva muchísimo tiempo. Al mismo tiempo siento la responsabilidad de hacerlo por mi papá, por mi hermano y por el personal que tenemos en el taller. Y quiero que todo esto continúe aunque sé que me cuesta, que me lleva tiempo y que tengo mucho por aprender.

Matías escucha las indicaciones de su hermano antes de subirse al auto de Squadra Canapino. Foto: Tony Bosco

Matías escucha las indicaciones de su hermano antes de subirse al auto de Squadra Canapino. Foto: Tony Bosco

-No solo no se te pasó por la cabeza dejar, sino que sos líder del TC y en la última fecha, en Concepción, les avisaste a tus rivales que vas por el título…

-Tengo más ganas que nunca de ganar este campeonato porque me encantaría hacerlo en honor a mi viejo, que ha trabajado tanto y me ha enseñado tanto para que hoy pueda estar disfrutando de haber ganado cuatro campeonatos de TC, de que mi hermano esté corriendo en TC Pista con sus 20 años y todo este equipo que tenemos. Yo siempre decía que mi papá era el papá de todos: el papá del piloto, el papá del equipo, el papá del auto, el papá del motor. Y en honor a él es que quiero más que nunca ganar este campeonato. No sé si lo voy a lograr porque hay rivales que quieren lo mismo y trabajan para lo mismo y son muy buenos pero sí es el deseo y las ganas que tengo esta temporada. Si bien uno quiere salir campeón siempre, sin dudas que esta temporada es distinta a todas. Dentro de lo que podemos hacer, queremos ser siempre los mejores: esa era la filosofía que teníamos con mi viejo y es lo que estoy intentando hacer con todo el equipo que me ha quedado a cargo por lo de mi papá.

-¿Sentís que es lo que Alberto hubiese querido?

-No tengo dudas. De hecho, él me lo escribió en algún momento. No tengo dudas de que él desea esto, que estemos acá, metiéndole con todo y queriendo ser cada día mejores, tratando de ganar carreras y ganar campeonatos. Él era así. Desde el primer hasta el último día que vivió, lo hizo trabajando y buscando ser cada día mejor y ganar cosas, porque era apasionado del automovilismo y ultracompetitivo. Así que en honor a él lo seguiremos haciendo de esa manera.

“Ayudalo a Mati”, el pedido de Alberto a Agustín

Agustín y Matías Canapino en el autódromo Mouras, donde el mayor de los hermanos ganó la primera fecha del TC. Foto Tony Bosco

Agustín y Matías Canapino en el autódromo Mouras, donde el mayor de los hermanos ganó la primera fecha del TC. Foto Tony Bosco

-A raíz de lo que pasó con tu papá, se nota que tomaste un rol aún más cercano con tu hermano Matías (piloto de TC Pista). Hablás de él y, pese al dolor, se te ilumina la cara.

-Con Mati me pasa algo especial porque somos hermanos, pero él es diez años más chico que yo y él es hijo del segundo matrimonio de mi papá. Yo con él empecé a tener relación de grande. Y cuando empecé a tener más relación, pasó esto que pasó. Así que es todo especial con Mati. Yo lo quiero muchísimo y quiero lo mejor para él. Una de las últimas palabras que tuve con mi papá fue: “Ayudalo a Mati”. Y eso me va a quedar siempre guardado en el corazón porque es una de las últimas cosas que me pidió mi papá, así que siempre que pueda lo voy a ayudar hasta el último día.

-Él tuvo algo que vos no: una oportunidad de correr desde muy chico. Vos le tuviste que insistir a tu viejo para que te subiera a un auto.

-Nos tocaron distintos momentos. A mí me tocó un momento más accesible económicamente para el país, porque cuando yo arranqué correr era muchísimo más fácil y barato que ahora pero no tenía la confianza de mi papá para hacerlo. Mati tiene toda la confianza de mi papá y mi confianza pero está viviendo un momento del país muy caro para correr. Confío mucho en que él va a poder continuar y llegar lejos y tiene toda mi ayuda. Tiene que tener paciencia en entender que somos personas distintas y no compararse conmigo, sino hacer su camino paso a paso, que yo siempre lo voy a ayudar. Pero es un chico inteligente, que tiene el talento y la capacidad. Y es buena persona, que siempre es lo más importante.

-Los resultados los acompañan: él en el TC Pista arrancó bien y ya está cuarto; vos, líder en el TC.

-Junto con mi papá hicimos un trabajo muy minucioso para tener una buena base. Lamentablemente pasó lo que pasó, y acá estoy, tratando de continuar adelante con este proyecto de la Squadra Canapino, con nuestro equipo y con mi hermano que debutó en TC Pista. Y hemos tenido muy buenas primeras fechas. Tanto en el TC como en el TC Pista con mi hermanito venimos muy bien y estamos motivados por este arranque. Pasaron muchas cosas y sin embargo acá estamos de pie y con más ganas que nunca de poder continuar con todo esto.​ El desafío está en mantenerse y poder pelear ambos campeonatos. Si bien el objetivo de Mati no es ser campeón, sino ganar experiencia y aprender, uno se entusiasma y se ilusiona con que pueda entrar a la Copa de Plata y ser protagonista. Y en mi caso ser campeón a fin de año es el objetivo.

Unidos. El abrazo de Agustín a Matías seis días después de la muerte de Alberto Canapino. Foto Tony Bosco

Unidos. El abrazo de Agustín a Matías seis días después de la muerte de Alberto Canapino. Foto Tony Bosco

¿Un futuro en el Turismo Nacional?

Por ahora, Canapino divide sus días en dos categorías: TC y Súper TC2000. Además, tiene las carreras virtuales y la dirección de Squadra Canapino. Foto Rafael Mario Quinteros

Por ahora, Canapino divide sus días en dos categorías: TC y Súper TC2000. Además, tiene las carreras virtuales y la dirección de Squadra Canapino. Foto Rafael Mario Quinteros

-Emanuel Moriatis asumió como presidente de la APAT…

-(interrumpe) Lo felicité porque está buenísimo que un tipo como él, que es un gran profesional, un campeón de nuestro automovilismo y alguien con muy buenas intenciones, asuma semejante responsabilidad. Le hace bien al automovilismo en general. Si hay algo que tiene Emanuel es que es un buen tipo, un ganador, porque es un campeón de TC y TN, y alguien que no tiene segundas intenciones. Y eso es difícil de encontrar hoy por hoy en todo ámbito de nuestro país, no solamente en el automovilismo. Las buenas intenciones van a estar a la orden del día y eso le hace bien al automovilismo en general, más allá de que él esté de presidente en el TN. Yo siempre digo que el automovilismo es uno solo y está bueno que a todas las categorías les vaya muy bien, no solamente a una. Así que celebro que un tipo como Emanuel se haya involucrado de esa manera en el automovilismo

-En una charla con Clarín, Moriatis dijo que vos estás entre los pilotos que quiere en el TN. ¿Hay chances?

-No sé, uno nunca descarta nada. Hoy estoy metido de lleno en mi equipo de TC y en el Súper TC2000 con el equipo Chevrolet YPF y no tengo planes de hacer otra cosa por el momento. Pero uno nunca descarta nada y si algún día tengo la oportunidad de hacer algo lindo en una tercera categoría, como estuve tantos años en el Top Race, si el día de mañana me toca hacerlo en el TN porque es un lindo proyecto que me tienta a nivel profesional, puede estar dentro de las oportunidades. Pero no es algo sencillo de hacer ni de que suceda. Obviamente, este año no va a ser pero uno no lo descarta. Por ahí algún día pasa, pero si no pasa tengo bastante trabajo también por atender por suerte.

-¿Qué pensás de que un piloto se involucre en la dirigencia?

-Celebro mucho que Emanuel lo haya hecho. Pasa que es muy difícil animarse y hacerlo. Creo que ni él sabe en lo que se metió. Pero está muy bueno que pase y bienvenido sea porque sé que va a tener muy buenas intenciones, que su único objetivo va a ser que la categoría crezca y que los pilotos puedan crecer también en todo sentido dentro de la categoría. Está fantástico que se haya animado y que haya tenido la oportunidad, porque muchas veces las oportunidades no se presentan y ahora que se le presentó se suma que él se animó a hacerlo. Ojalá que le vaya muy muy bien.

El automovilismo virtual, la otra pasión

-¿A quién le va mejor: al Canapino virtual o al real?

-Nooo, me cuesta mucho más que la realidad porque en la virtual hay un montón de chicos en todo el mundo que lo hacen muy muy bien, son muy buenos y le dedican muchas horas. Me defiendo y la peleo pero cuesta, cuesta bastante, porque los chicos, los gamers, están muy afilados y son muy buenos.

-Fuiste invitado por el equipo Williams y por el equipo Juncos a sus carreras virtuales, ¿cómo vivís eso?

-Antes era parte de mi actividad, porque más allá de que sea un hobby, me sirve mucho para entrenarme y mantenerme. Ahora lo hago a un cuarto de tiempo menos de lo que lo hacía antes porque tengo menos tiempo. Este jueves tuve una carrera de IMSA virtual junto a Ricardo Juncos y con Williams corrí hace poco las 24 Horas de Nürburgring, que salimos terceros, y en unos meses tendré las 24 horas de Spa, dos carreras que justo puedo correr porque me coinciden los fines de semana. Después hay un montón de eventos que como tengo carreras reales no puedo hacer las virtuales. Nunca tuve el tiempo que me hubiese gustado, porque los gamers están todo el día y se la pasan entrenando, pero ahora bastante menos. Lo seguiré haciendo pero con menos posibilidades de entrenamiento.

Mirá también



Fuente