A 40 años de Queen en la Argentina: Zas, el grupo telonero que tuvo que salir a buscar guitarrista y bajista para tocar en Vélez


Los shows de Queen en el porteño estadio de Vélez tuvieron como número de apertura a Zas, el grupo liderado por Miguel Mateos que era bastante desconocido hasta ese momento, pero que a partir de esa noche iniciaría un camino ascendente que lo llevaría a ubicarse entre los números más populares del rock argentino y latinoamericano.

Aunque no más de tres años después canciones como Tirá para arriba, Un poco de satisfacción o Huevos, por nombrar apenas algunas, eran coreadas por el gran público, una indiferencia generalizada y una extendida muestra de reprobatoria impaciencia marcaron las presentaciones de Zas como telonero de Queen.

La historia cuenta que Miguel Mateos había mandado un demo como quien tira una botella al mar. “Realmente no sé si fue importante. Ganamos un concurso de bandas nuevas y por eso fuimos soportes de Queen”, confesó alguna vez el músico cuyo proyecto terminó marcando un récord de ventas con su álbum Rockas vivas.

Cuando lo eligieron, Zas todavía era un proyecto interesante, que no había sacado ni un solo disco. El tema es que era un protogrupo que ni siquiera estaba del todo conformado y la noticia los llevó, de apuro, a buscar guitarrista y bajista.

Zas en Vélez, adonde la banda llegó por un concurso que le abrió las puertas a la industria de la música. /Foto: Web

“Era como estar en la gloria pero nadie te daba bola. Con nosotros no hablaban ni los productores, ni los asistentes. El público fue bastante indiferente y algún que otro monedazo habrá caído al escenario“, rememoró ante Télam el bajista Fernando Lupano, integrante de Zas por entonces y luego reconocido por su labor en La Torre y en la banda de Charly García, entre otras cosas.

Desde España, en donde reside desde hace varios años, Lupano reconoció que tiene “recuerdos vagos” de aquellas noches, pero aceptó que “con el paso del tiempo se valoró más todo eso”.

“No es algo que tengo muy presente porque luego toqué otra música, hice muchas cosas. Fue importante en su momento pero luego, con todo lo demás, fue entrando en el olvido. Pero ahora que veo notas, está la película sobre la vida de Freddie Mercury y esas cosas, lo valoro más”, explicó el músico.

En tal sentido, el bajista recordó que cuando “llegó la noticia que Zas iba a abrir los shows de Queen era como un golazo porque era un grupo que estaba en la cresta de la ola”, pero al momento de los conciertos sufrieron una indiferencia generalizada.

La expectativa por ver a Queen le jugó en contra al debut de Zas, que recibió un abucheo sostenido, pero le sirvió a la banda para que su nombre comenzara a sonar. /Foto Néstor Nebón/Archivo Télam

La expectativa por ver a Queen le jugó en contra al debut de Zas, que recibió un abucheo sostenido, pero le sirvió a la banda para que su nombre comenzara a sonar. /Foto Néstor Nebón/Archivo Télam

Con ellos no estuvimos nunca, no nos dieron ni bola. El único que pasó y nos saludó de lejos fue Brian May. Actuamos con la mitad del sonido y de las luces. Incluso, yo llevé un amplificador que tenía con rueditas y mientras lo subía por una rampa al escenario, los asistentes de Queen no solo no me ayudaron, sino que me miraban y se reían”, detalló.

Sin embargo, Lupano aceptó que el acontecimiento hizo que el nombre del grupo comenzara a sonar en la prensa y el público en general.

“Que en la prensa estés, para bien o para mal, era importante en esa época. Podría decir que fue el puntapié de mi carrera profesional. En algún sentido, fue el comienzo de mi carrera y de ahí en adelante se convirtió en una referencia, así que también lo tengo como algo muy impactante”, concluyó.

Por su parte, Mateos, líder del proyecto que por entonces tenía como único hit el tema Va por vos, para vos con el que cerraron sus tres presentaciones en Vélez alguna vez contó con elocuencia a la periodista mexicana Liliana Estrada su sensación más profunda de aquella noche.

“¿Qué recuerdo? Recuerdo estar cagado en las patas. Mi hermano y yo tocábamos en bares o pubs para 24 sordos y tocar para 50 mil personas era un desafío importante. Teníamos pánico”, confesó.

Fuente: Telam

E.S.



Fuente