5 herramientas "tech" para personas con problemas de audición


Ir a comer algo, hacer algún trámite, o pedir una dirección en la calle es engorroso para las personas con problemas de audición. Mucho más durante la pandemia de coronavirus, cuando nuestras bocas quedan detrás de los barbijos, dificultando la comunicación.

En Argentina, el 18% de las discapacidades están relacionadas a limitaciones auditivas, informó el Ministerio de Salud en una resolución del 2010. Entre esas personas, el 87% tiene dificultades para escuchar y el 13% son sordas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 466 millones de personas –más del 5% de la población mundial– sufrían en 2020 de discapacidades auditivas. Este martes, el organismo advirtió que, para 2050, este problema abarcará a una de cada cuatro personas. 

Las videoconferencias fueron claves para los “coaching” con padres de pacientes. Foto Shutterstock.

Muchos de ellos presentan dificultades en la inserción social, laboral y educativa. Una situación que se complicó particularmente durante la cuarentena.

Sin embargo, en pleno Día Mundial de la Audición –que se celebra el 3 de marzo- vale destacar que cada vez existen más herramientas tecnológicas que los ayudan a obtener mayor accesibilidad e independencia.

Los avances permiten a muchos niños escuchar los sonidos del lenguaje. “Gracias a los implantes cocleares, el 95% de mis pacientes van al colegio común y pueden hablar por teléfono sin ninguna dificultad”, cuenta Clarisa Denham, terapeuta auditiva verbal.

El uso de barbijos complica la comunicación con las personas con problemas auditivos. Foto: Andrés D'Elia.

El uso de barbijos complica la comunicación con las personas con problemas auditivos. Foto: Andrés D’Elia.

Las herramientas “tech” están presentes, además, en su trabajo diario. Algo que se fortaleció el año pasado, cuando no atendió en forma presencial, sino que debió hacer los “coaching” para padres a través de la telepráctica.

“Es muy importante que me compartan por videoconferencia las mejoras. Porque muchas veces los padres me dicen que el bebé escucha algo y, cuando me mandan el video, veo que le están dando información visual o cognitiva. Por ejemplo, le dicen que prenda la luz y le señalan la luz”, explica.

En el caso de los adultos hipoacúsicos, tienen mayor necesidad de adaptación. Gracias a la tecnología que incluyen los implantes, la terapeuta les puede hablar a través de una conectividad que tienen insertada por Bluetooth.

Para 2050, una de cada cuatro personas tendrá discapacidad auditiva. Foto Shutterstock.

Para 2050, una de cada cuatro personas tendrá discapacidad auditiva. Foto Shutterstock.

“Tienen un micrófono que lo conectan a la computadora y yo, del otro lado por Google Meet, hablo y ellos me escuchan. Es una forma de practicar. Entonces, compartiendo pantalla a veces podemos hacer tests o simplemente conversar”, cuenta Denham.

A continuación, algunas ayudas “tech” que están a disposición de las personas con problemas de audición, para que puedan adaptarse a cualquier interacción social, sea virtual o presencial.

Esta app permite obtener transcripciones en tiempo real de conversaciones que están ocurriendo alrededor.

Esta app permite obtener transcripciones en tiempo real de conversaciones que están ocurriendo alrededor.

1. Transcripción instantánea

La aplicación transcripción instantánea fue desarrollada por un empleado de Google con pérdida auditiva. Está disponible en 70 idiomas y dialectos, incluyendo el español, y se puede descargar desde Play Store.

Permite obtener transcripciones en tiempo real de conversaciones que están ocurriendo alrededor, a través del micrófono del celular. También ofrece la posibilidad de responder con el teclado del teléfono, algo útil para quienes no pueden hablar.

Además, permite identificar visualmente sonidos ambiente, como un perro ladrando cerca, o alguien tocando la puerta, o un auto que pasa a velocidad. Así, el usuario puede entender mejor qué está pasando a su alrededor.

2. Háblalo

La aplicación Háblalo fue creada por el argentino Mateo Salvatto en 2016, cuando apenas tenía 17 años, para ayudar a los alumnos sordos de su madre.

Ya tuvo 200 mil descargas y se expandió a 55 países de los 5 continentes. La  reconocieron la Universidad de Pekín y el MIT de Estados Unidos. 

Integra distintas funcionalidades. Ofrece una traducción simultánea de voz a texto y de texto a voz, en más de 40 idiomas. Además, cuenta con sistemas de comunicación aumentativa, pictogramas y comunicación por fotos y dibujos.  

Se puede descargar, en forma gratuita, en la Play Store de Android y en la tienda de Apple. Y un plus: no se necesita conexión a Internet para usarla.

Sonidos más claros y fáciles de escuchar.

Sonidos más claros y fáciles de escuchar.

3. Amplificador de sonido

Esta aplicación ayuda a que un sonido sea más claro y más fácil de escuchar. Se puede utilizar en los teléfonos Android con el uso de auriculares que filtran, aumentan y amplifican sonidos que hay alrededor.

Logra discriminar entre el sonido más bajo, sin aumentar el sonido fuerte. Tiene la posibilidad de personalizar la configuración del sonido y minimizar los sonidos ambientes que puedan distraer. Está disponible en Play Store.

4. Notificación de sonido

“Notificaciones de sonidos” ayuda a saber qué está pasando alrededor. Cuando esta función está activada, el teléfono comprueba constantemente si hay ruidos de los que el usuario quisiera recibir una notificación, como el sonido de un detector de humo.

El usuario puede personalizar la funcionalidad, decidir qué sonidos quieren que se detecten y cómo recibir la notificación.

Se puede descargar de Google Play y ya viene incluido en algunos teléfonos Android. También hay una aplicación que agrupa la transcripción instantánea con esta funcionalidad.

5. Conectar audífonos a un dispositivo Android

Android ofrece la posibilidad de conectar los audífonos al celular. Se puede realizar ingresando en “ajustes”, luego en “dispositivos conectados”, y poner “vincular nuevo dispositivo”. Por último, seleccionar el audífono en la lista de dispositivos disponibles.



Fuente