10 ejercicios de la neuropsicología para ayudarte a ser más feliz


El Método Brainpoints potencia los hábitos positivos para alcanzar nuestras metas, mientras que inhibe los hábitos negativos. Así, propone mejorar nuestra calidad de vida y hacernos más felices.

Fue creado por la doctora en genética del comportamiento Gabriela González Alemán. Tras 20 años de carrera como neuropsicóloga clínica e investigadora, pasando por el Hospital de Clínicas y el Hospital Borda, decidió enfocarse en el bienestar de las personas.

“Mi motivación fue bajar a la vida cotidiana todo el conocimiento que fui construyendo a partir de la clínica y de la investigación con enfermos mentales graves y con trastornos del movimiento”, comenta a Clarín. 

El método ayuda a las personas retraidas a tener sensación de seguridad. Foto Shutterstock.

Esa experiencia la fue llevando, de a poco, a pensar en cuestiones relacionadas al funcionamiento cerebral. “En por qué hacemos lo que hacemos y cómo lo hacemos. Qué efectos tiene en el cerebro hacer una cosa en vez de otra”, explica.

Así nació el Método Brainpoints, que se basa en la teoría del hábito, en los hallazgos de la neurociencia social y en la capacidad del cerebro de generar nuevas conexiones de neuronas, la neuroplasticidad.

El método está diseñado para orientar el comportamiento individual y grupal hacia conductas saludables. En ese sentido, es potencialmente útil para la reversión de hábitos nocivos como el tabaquismo o la obesidad

En los casos de reversión de hábitos nocivos, el seguimiento es muy importante. Foto Shutterstock.

En los casos de reversión de hábitos nocivos, el seguimiento es muy importante. Foto Shutterstock.

También se aplica en personas con retraimiento social. “Un día empecé a pedirles que realizaran posturas que son típicas de personas seguras. Por ejemplo, poner los pies sobre un escritorio, las manos en la cintura, o levantar el mentón al hablar”, cuenta González Alemán.

“Poco a poco, fueron incrementando la sensación de seguridad, se encontraron más proclives a participar de reuniones sociales y aumentó la sensación de satisfacción”, celebra la neuropsicóloga.

El método consiste en entrenar micro-comportamientos, llamados “Points”, que estimulan el funcionamiento del cerebro en determinada dirección para generar hábitos que nos conducen al logro de objetivos saludables.

El método trabaja en cinco áreas fundamentales, una de ellas es la nutricional. Foto Shutterstock.

El método trabaja en cinco áreas fundamentales, una de ellas es la nutricional. Foto Shutterstock.

Son actividades que no tienen relación directa con los objetivos que buscamos, pero que nos ayudan a alcanzarlos. Por ejemplo, bailar sin música, revisar un cajón, recordar un momento feliz, o comer con los cubiertos al revés.

El 40% de nuestras actividades son hábitos, por lo que su fuerza en la consecución de nuestros objetivos es determinante.

Igualmente, esto lleva un tiempo. Aunque los hábitos empiezan a instalarse al tercer día de repetición, su completa adquisición se da entre las tres semanas y los dos meses.

A continuación, algunos ejemplos cotidianos para practicar los Points, trabajando en cinco áreas fundamentales: mental, física, emocional, social y nutricional.

1) Comer con los cubiertos al revés

Potencia la coordinación de ambos hemisferios cerebrales e incrementa las conexiones neuronales. Puede mejorar las habilidades lógicas en un zurdo y la creatividad en un diestro.

Bailar sin música ayuda a afrontar situaciones de estrés y ansiedad. Foto Shutterstock.

Bailar sin música ayuda a afrontar situaciones de estrés y ansiedad. Foto Shutterstock.

2) Bailar sin música

Es, de por sí, disruptivo, algo que moviliza nuestros esquemas mentales. Con esta actividad, oxigenamos el cerebro y aumentamos la producción de serotonina, que genera sensaciones de calma. Su práctica frecuente ayuda a afrontar situaciones de estrés y ansiedad.

3) Revisar con frecuencia los cajones

Si nos habituamos a esto, frenamos la urgencia por tener cosas que no necesitamos y ayudamos a combatir el sentimiento de insatisfacción constante que deviene de la cultura del consumo.

El registro de las cosas buenas nos ayuda a afrontar los malos momentos. Foto Shutterstock.

El registro de las cosas buenas nos ayuda a afrontar los malos momentos. Foto Shutterstock.

4) Recordar momentos felices

Con frecuencia aumenta la liberación de dopamina, generando placer. El registro de las cosas buenas que nos pasan se relaciona con la capacidad de resiliencia. Nos ayuda a afrontar los malos momentos y a capitalizarlos a favor, utilizándolos para el crecimiento personal.

5) Hacer una cuenta mentalmente

La planificación, la secuenciación y la memoria de trabajo, que es la memoria RAM de las personas, se benefician con la mayoría de los cálculos mentales. Algunos Points proponen hacer cuentas específicas que entrenan esas funciones.

El cerebro necesita que el organismo esté hidratado. Foto Shutterstock.

El cerebro necesita que el organismo esté hidratado. Foto Shutterstock.

6) Tomar agua al despertar

Durante la noche pasamos al menos seis horas sin consumir agua, por eso al despertar amanecemos con sed. Hidratarse es fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro. Ayuda a no estar ansiosos, a tener claridad mental y a mantenernos activos.

7) Dibujar con los ojos cerrados

 Cuando cerramos los ojos dejamos de lado la visión, que es el principal ingreso de información que tenemos a nuestro sistema cognitivo. Al dibujar con los ojos cerrados estamos estimulando la creatividad, se activa la memoria y la audición.

El chocolate nos hace más proclives a buscar sensaciones nuevas. Foto Shutterstock.

El chocolate nos hace más proclives a buscar sensaciones nuevas. Foto Shutterstock.

8) Comer chocolates o almendras

Son alimentos que aumentan los niveles de tirosina, una sustancia previa a la síntesis de dopamina (hormona de la felicidad). Además de darnos placer, este Point favorece el funcionamiento de la atención, la creatividad y la curiosidad. 

9) Sonreír frente al espejo

La sonrisa tiene propiedades analgésicas y calma el dolor. Hay estudios que sugieren que a personas enfermas a las que se les permitió ver películas cómicas necesitaron menos cantidad de medicación para el dolor en relación a quienes vieron películas neutras. 

10) Tocar la rodilla derecha con la mano izquierda

Y, a continuación, tocar la rodilla izquierda con la mano derecha. Es un Point que facilita el funcionamiento del lóbulo frontal y las conexiones de neuronas que hay de un hemisferio al otro. Facilita la coordinación y el reconocimiento del propio cuerpo. También mejora la atención y nos prepara para actuar.



Fuente