“1, 2, 3 para Facu”: Chris Marlowe, el relator de Denver Nuggets que se hizo fan de Campazzo en la NBA y la increíble conexión con Argentina


Para los miles de argentinos que pagaron el League Pass, la plataforma por la que se pueden ver todos los partidos de la NBA, y convirtieron al país en el noveno con más suscriptores en el mundo sin contar a los EE.UU., su voz es ya característica. También sus referencias en español a Facundo Campazzo. Se trata de Chris Marlowe, el relator de la cadena Altitude que transmite los partidos de Denver Nuggets.

Un personaje tan carismático como multifacético. Además de básquet, ha relatado durante su carrera deportes tan variados como fútbol, boxeo, natación, vóley, gimnasia, waterpolo, fútbol americano, póker y saltos ornamentales. En la histórica cadena NBC lleva relatados ocho Juegos Olímpicos consecutivos.

Pero no sólo eso: también ha sido deportista, y vaya si se ha destacado. Practicó vóley, en los setenta fue dos veces elegido como el mejor jugador de los Estados Unidos y no fue todo: compitió en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 y ganó la medalla de oro con su selección.

Incluso fue actor, participando en películas como Mirá quién habla también (1989), Side Out (1990) y Sexto hombre (1997). “Pero nunca me sentí del todo cómodo”, sorprende. “Ahí jugaba a ser otra persona; el relato me permite jugar a ser yo mismo“, completa.

Desde hace 17 años sigue la campaña de los Nuggets, pero reconoce que nunca vivió una fiebre como esta de parte de los fanáticos. Los argentinos le han cambiado la vida convirtiéndolo en una celebridad a miles de kilómetros, en un país que sólo visitó brevemente cuando jugó el Mundial de vóley 1982.

Chris Marlowe celebra con la bandera estadounidense el oro olímpico en vóley de los Juegos Olímpicos 1984. Foto San Diego Tribune / USA Volleyball

“Me han invitado a fiestas, a asados, a la playa, me han dicho que me van a buscar al aeropuerto. Es estupendamente loco. No estoy seguro de por qué se ha vuelto algo tan grande, pero estoy muy feliz de que suceda“, le dice a Clarín desde su hogar, vía Zoom, durante el mediodía de Denver.

Con latiguillos como “¡Uno, dos, tres para Facu!” cuando Campazzo mete un triple, o el apodo “El Bandido” que le otorgó al cordobés por su capacidad para robar pelotas; o incluso el presentar un partido hablando del equipo como “Facu y sus compadres”, su estilo de narración de los partidos se volvió muy cercano para los argentinos.

“En transmisiones del pasado usé frases para describir a otros jugadores. Cuando teníamos a Timofey Mozgov, gritaba cosas en ruso; cuando metía una tapa, yo decía “¡niet, niet!” (“¡no, no!”). Cuando jugaba Juancho Hernángomez también usaba algo de español”, recuerda sobre esos intentos por acercarse a la cultura de los jugadores del equipo.

“Cuando (Campazzo) vino traté de pensar en alguna frase que lo honrara en su idioma. Y creo que salió bastante bien con el ‘uno, dos tres para Facu'”, reflexiona con una sonrisa y los resultados a la vista.

Es que más allá de destacar la relación que mantiene con los hinchas serbios que siguen a Nikola Jokic, Chris asegura: “La reacción que he encontrado en Argentina ha sido abrumadora, increíble. Es una montaña rusa. Los fans han sido tan generosos. 99,9% de las cosas que dicen son buenas, es tan divertido relatar los partidos”.

Particularmente en Twitter, la red social que Marlowe más utiliza y en la que la mayoría de los fanáticos argentinos se vuelca para hablar de las noches campazzescas, comenzó un ida y vuelta con los compatriotas de Facu que al día de hoy lo sigue sorprendiendo.

“Parte de ser relator es llegar a los fans, es que reaccionen a lo que contás -piensa en voz alta-. Siento que hay una conexión con la gente de Argentina. Cada día abro Twitter y veo que hay 50 seguidores nuevos, y 45 son argentinos, ¿sabés? Es difícil describirlo”.

“Lo que más disfruto de esto es la gente que me muestra a sus hijos, a chicos diciendo ‘¡uno, dos, tres para Facu!’. Me han enviado cuatro o cinco videos y es lo más hermoso. Me encantaría que me siguieran enviando, me encanta que lo hagan, que griten esa frase. Cuando vi eso casi lloro, porque fue maravilloso”, agrega el relator.

En sus ojos, que viajan hacia algún punto inexacto de su habitación al tiempo que recuerda aquellas caritas, se refleja una verdadera emoción.

Emoción que se transforma en alegría cuando Chris, en medio de una charla que derivó a cuestiones de tradición argentino-codobesas, escucha hablar del ícono máximo de la música mediterránea: el cuartetero Carlos La Mona Jiménez, representante cultural ineludible de las tierras de Campazzo.

Con su rigurosidad periodística a flor de piel toma lápiz y papel, anota el nombre del cantante y se presta a oír el “himno” del popular artista. Un momento imperdible.

La lupa sobre Campazzo

Por supuesto, lo que condujo a Chris Marlowe a esta relación con el público argentino está íntimamente relacionado a lo que logró Campazzo desde su llegada a los Nuggets: asentarse en gran forma en un equipo en el que arrancó de forma algo “pasiva” para aprovechar las oportunidades apenas estas aparecieron.

El relator reconoce que no sabía demasiado del cordobés hasta que se confirmó su contratación en la franquicia y de inmediato, al empezar a mirar videos y leer sobre él, notó algo.

Facundo Campazzo en acción. Foto AP/David Zalubowski

Facundo Campazzo en acción. Foto AP/David Zalubowski

“Creo que su tenacidad, su agresividad, su juego con pasión y emoción son cosas que anticipé que podían pasar en base a lo que estudié de él. Pero no vi que pudiera ser tan buen defensor. Creo que es lo que más me sorprendió, que es más que un defensor capaz, es muy bueno”, reconoce el experimentado periodista.

De hecho, más allá de que por Estados Unidos se dice que es “a pest” (“una plaga”) por cómo ahoga a los atacantes rivales, Marlowe asegura: “Creo que es más que eso, es un defensor muy completo. Se para bien delante de su hombre, evita bien las cortinas, saca faltas ofensivas, es muy, muy bueno. Estoy impresionado por lo que viene haciendo”.

El relator de la campaña de Denver Nuggets, Chris Marlowe, a la derecha. Junto a su compañero, el exjugador de la NBA Scott Hastings. Foto The Denver Post

El relator de la campaña de Denver Nuggets, Chris Marlowe, a la derecha. Junto a su compañero, el exjugador de la NBA Scott Hastings. Foto The Denver Post

A Campazzo, al principio, se lo veía en los rincones de la cancha, esperando esporádicamente alguna posibilidad para tirar un triple. Viendo cómo decantó la situación, con traspasos que le dieron más lugar en la rotación y lesiones que lo terminaron de catapultar a la titularidad, se impone una pregunta.

¿El plan podía ser mantenerlo lejos de la pelota para que se acostumbrara al sistema y luego eventualmente involucrarlo más, como sucede ahora?

“Creo que han aprendido a apreciar los muchos talentos que Facu tiene -asegura Chris sin titubeos-. Creo que al principio pensaron que él era una especie de jugador ‘one trick’ (‘de un truco’), ¿me explico? Como puede ser un jugador que sólo es un buen pasador. Pero a medida que pasó el tiempo aprendimos que es mucho más que eso. Sí, es un tremendo pasador, pero su defensa es top y su tiro, aunque con altibajos, es mejor de lo esperado”.

Y remata: “Ha sido muy interesante para (el entrenador Michael) Malone el conocerlo y ver qué puede hacer Facu realmente. Porque sí, puede jugar un poco sin la pelota, pero yo quiero que la tenga en las manos, todo el tiempo. Creo que los Nuggets son más poderosos como equipo cuando él hace lo suyo, cuando está en control de la pelota y del partido”.



Fuente